Una pareja de cigüeñas 'se rebela' y reconstruye el nido de la polémica en la iglesia de Pinilla de Buitrago

Una pareja de cigüeñas 'se rebela' y reconstruye el nido de la polémica en la iglesia de Pinilla de Buitrago
Una pareja de cigüeñas en la iglesia de Pinilla de Buitrago |TELEMADRID

Conflicto en Pinilla de Buitrago por las cigüeñas. Una pareja de cigüeñas ha vuelto a anidar en la torre de la Iglesia de la Santísima Trinidad del municipio, a pesar de los dispositivos disuasorios puestos en el mes de enero para impedirlo. Tras su regreso, la Asociación Vecinal Pinilla de Buitrago ha reclamado al consistorio, a través de un escrito con 76 firmas, que no vuelva a retirarse el nido. De momento, el Ayuntamiento no ha contestado.

Los vecinos han solicitado también al Ayuntamiento que se retiren los dispositivos disuasorios instalados, permitiendo a las cigüeñas afianzar nuevamente su construcción, debido, insisten en que "nos encontramos ya en su periodo reproductivo".

Un operario del Ayuntamiento de Pinilla de Buitrago, sobre la iglesia del municipio / TELEMADRID
Un operario del Ayuntamiento de Pinilla de Buitrago, sobre la iglesia del municipio |TELEMADRID

El nido de la polémica fue retirado el 8 de enero, a petición del Arzobispado y con el consentimiento de la Consejería de Medio Ambiente. Los vecinos temen que, por la insistencia del párroco de la iglesia, que "considera a las cigüeñas una plaga", y el Arzobispado se vuelva a desmantelar por segunda vez.

Los motivos alegados entonces por la Iglesia es que el "nido suponía un peligro para los viandantes, al estar la torre sobre un callejón", explican desde la Asociación.

Cigüeñas rebeldes en Pinilla de Buitrago / TELEMADRID
Cigüeñas rebeldes en Pinilla de Buitrago |TELEMADRID

Hecho que niega. "En el municipio no se ha producido nunca ningún incidente", dicen, y se preguntan: "¿Por qué entonces no se instala un nido artificial, como se han hecho en otros municipios e iglesias de otros pueblos y así evitar el supuesto problema?".

El temor vecinal ahora es que, a pesar de la insistencia de la cigüeñas en regresar a la que ha sido su casa durante tantos años, vuelva a producirse, con el amparo municipal y de Medio Ambiente, un nuevo 'desahucio'.