Madrid destina más 107 millones de euros para reforzar la prevención de incendios y el plan invernal

Helicóptero de la Comunidad de Madrid
Helicóptero de la Comunidad de Madrid |Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid destinará más de 107 millones de euros a reforzar las labores de prevención de incendios forestales y de apoyo al Plan de Inclemencias Invernales en la región durante cuatro años, desde 2022 hasta 2025.

Esta dotación económica posibilitará la contratación de quinientos trabajadores y la renovación de vehículos que utilizan los retenes y brigadas forestales.

La Consejería de Justicia, Interior y Víctimas encargará el servicio a la empresa pública TRAGSA, que cuenta con personal y medios cualificados, además de la experiencia en este tipo de labores en distintos puntos de España.

Este servicio implica la realización de funciones de prevención, valoración, vigilancia, detección y apoyo al Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid en tareas de extinción de incendios forestales y en determinadas intervenciones relacionadas con episodios meteorológicos adversos.

Supondrá una mejora de la maquinaria y herramientas con las que cuentan las brigadas forestales, con el objetivo de ampliar la capacidad de actuación en los cortafuegos, caminos y fajas de defensa que cada año se mantienen para prevenir y reducir el potencial destructivo de los incendios forestales en la región, así como la protección de las zonas pobladas colindantes con terreno forestal.

El Ejecutivo autonómico destaca que el trabajo que realizan las brigadas forestales dentro del dispositivo que dirigen, coordinan y ejecutan los bomberos de la región es un pilar fundamental en la actuación frente a los incendios forestales, durante el Plan Especial de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales en la Comunidad de Madrid (INFOMA).

Renovación de flota de vehículos

Este encargo propiciará la renovación total de la flota de vehículos que utilizan los retenes y brigadas forestales para la realización de su trabajo.

Tras la experiencia de la borrasca Filomena, con el objetivo de apoyar a los ayuntamientos madrileños, especialmente de zonas rurales, se dotará a los vehículos de las brigadas forestales de equipos de vialidad invernal (cuchillas quitanieves y esparcidores de sal) para facilitar la intervención de bomberos en las zonas más inaccesibles y recuperar la movilidad en aquellos municipios afectados por tormentas de nieve.

La Comunidad de Madrid ha dado este primer paso, tras analizar las consecuencias de la tormenta Filomena, en la que se llevaron a cabo más de 5.000 intervenciones en 110 municipios.

Esta inversión aprobada por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid el pasado 7 de abril se podrá sufragar en parte con cargo al Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (FEADER).