La calle Antonio Leyva seguirá cortada cuatro semanas más por el 'socavón' que dejó la ruptura de la tubería

  • La rotura de una tubería dejó garajes y bajos inundados de la zona de Marqués de Vadillo
La M.30 seguirá cortada cuatro semanas más por el 'enorme socavón' que dejó la ruptura de la tubería de Marqués de Vadillo
La M.30 seguirá cortada cuatro semanas más por el 'enorme socavón' que dejó la ruptura de la tubería de Marqués de Vadillo |Europa Press

La calle Antonio Leyva seguirá cortada tres o cuatro semanas más por el "enorme socavón" que produjo la rotura de una tubería del Canal Isabel II en la calle Marqués de Vadillo el pasado jueves, que provocó cortes circulatorios e importantes retenciones en la M-30 y dejó garajes y bajos inundados en la zona.

La calle Antonio Leyva sigue cortada, aunque la M-30 funciona con total normalidad. Incluso el acceso a esta vía por Marqués de Vadillo se habilitó tan solo 24 horas después de la incidencia.

La calle Antonio Leyva sigue cortada, aunque la M-30 funciona con total normalidad

Así lo ha explicado este miércoles el delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, en una entrevista en 'Telemadrid, en la que ha pedido disculpas a los vecinos por las molestias ocasionadas.

Carabante: "Hoy Madrid tiene menos contaminación que hace diez años"
Carabante: "Hoy Madrid tiene menos contaminación que hace diez años"
Carabante: "Hoy Madrid tiene menos contaminación que hace diez años"

Carabante: "Hoy Madrid tiene menos contaminación que hace diez años"

La rotura de una tubería del Canal de Isabel II en la zona de Marqués de Vadillo, con afección posterior de calzada, provocó una complicada mañana el pasado jueves con cortes circulatorios e importantes retenciones en la M-30 y dejó garajes y bajos inundados en la zona.

Como consecuencia de ello, se anegó el área cercana a la glorieta, donde se cortaron todos los accesos desde las calles Antonio Leyva, Antonio López y General Ricardos, y se obligó a cerrar al tráfico varios ramales de la M-30.

"Todo el agua que salía de esa tubería cayó a la Calle 30, que pasa por debajo del río y a veces se convierte en el punto donde se canaliza el agua. Llegó a acumularse hasta cuatro metros de profundidad de agua", ha recordado Carabante.

Recomendamos