Isa Serra, condenada a 19 meses de prisión por su participación en un desahucio en 2014

Isabel Serra, portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid
Isabel Serra, portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado a la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, a 19 meses de prisión por participar en los altercados que se produjeron en el barrio de Lavapiés durante un desahucio que tuvo lugar el 31 de enero de 2014, esgrimiendo que la libertad de expresión tiene "límites y no puede amparar comportamientos ilegales", así como a una multa y se la inhabilita al derecho al sufragio pasivo, lo que supone que no podrá votar durante el tiempo que dure la condena.

Así consta en una sentencia en la que los magistrados imponen esta condena por un delito de atentado a la autoridad, lesiones leves y daños, siendo absuelta de desórdenes públicos.

Su defensa recurrirá el fallo ante el Tribunal Supremo, que no es firme, al estar en contra de que la sentencia se base solo en el testimonio de los agentes de la Policía Nacional y Municipal de Madrid que declararon en el juicio.

Serra no entrará en prisión al no tener antecedentes y ser una pena inferior a los dos años.

Los jueces consideran a Serra culpable de un delito leve de lesiones, por el que le imponen una pena de multa de cuatro meses, a razón de una cuota diaria de diez euros, y de un delito de daños, por el que la sancionan igualmente a pena de cuatro meses, con la misma cuota diaria a la razón de ocho meses y se la inhabilita el derecho del sufragio pasivo.

En relación a la responsabilidad civil, Isabel Serra deberá indemnizar a dos policías por las lesiones causadas: a una agente deberá abonarle la cantidad de 4.850 euros y a otro, 400 euros.

La diputada regional afirmó que solo podía entender las acusaciones "en el sentido político" al estar en contra de los duros insultos que la Policía le atribuye

En el juicio, que se celebró los pasados 12 y 13 de febrero, la diputada regional afirmó que solo podía entender las acusaciones "en el sentido político" al estar en contra de los duros insultos que la Policía le atribuye.

En la vista oral, la fiscal María de la O Silva mantuvo su solicitud de 23 meses de prisión al considerar acreditado que participó en los altercados. "Fue cruel con la Policía", aseveró entonces la representante del Ministerio Fiscal. Para sustentar su acusación, se basó en el testimonio de los agentes de la Policía Municipal de Madrid que situaron a la diputada regional como una "de las cabecillas" de los disturbios.