La DGT inicia la ‘operación verano’ más atípica de su historia

Operación de Tráfico
Operación de Tráfico |Archivo

La Dirección General de Tráfico (DGT) estrena este viernes la ‘operación verano’ más atípica de su historia debido a la crisis del coronavirus, hasta el punto de que carece de una previsión de desplazamientos de largo recorrido para julio y agosto, tras los 91,1 millones registrados el año pasado, la cifra estival más alta desde al menos 2005.

El dispositivo de la DGT cuenta con cuatro operaciones especiales

La 'operación verano' consta de cuatro fases. La primera salida (desde este viernes, 3 de julio, hasta el domingo 5 de julio), salida de agosto (viernes 31 de julio al domingo 2 de agosto), 15 de agosto (viernes 14 al domingo 16 de agosto) y retorno del verano (viernes 28 de agosto a lunes 31 de ese mes).

"Para la DGT es una prioridad retomar los controles de alcohol y drogas"
"Para la DGT es una prioridad retomar los controles de alcohol y drogas"
"Para la DGT es una prioridad retomar los controles de alcohol y drogas"

"Para la DGT es una prioridad retomar los controles de alcohol y drogas"

Para vigilar las carreteras, Tráfico dispone de 1.312 radares para controlar la velocidad (764 fijos, de ellos 80 de tramo, y 548 cinemómetros móviles), 12 helicópteros, 216 cámaras de control del cinturón de seguridad y el teléfono móvil, 11 drones (que reactivarán su actividad este viernes y tres de ellos tienen capacidad para denunciar) y 15 furgonetas camufladas.

Para vigilar las carreteras, Tráfico dispone de 1.312 radares para controlar la velocidad

Desde el Ministerio del Interior apuntan que las salidas por carretera van a ser más cortas y podrían incrementarse los desplazamientos hacia grandes núcleos urbanos en busca de actividades de ocio.

Además, este verano hay un 20% menos de solicitudes deportivas que el año pasado y la mayor parte de las fiestas patronales se han suspendido, todo lo cual influirá en la circulación en las carreteras.

Más campañas especiales de control de velocidad, alcohol y drogas

Por otro lado, la DGT retomará las campañas especiales de control de velocidad, alcohol y drogas, y motoristas, un colectivo que preocupa especialmente a la DGT porque es el único en el que no se ha reducido la siniestralidad en los últimos años.

Para este verano, la DGT prestará una especial atención a las carreteras convencionales, esto es, de un carril por sentido y sin separación entre ellos (7 de cada 10 fallecidos del verano pasado fueron en esas vías); los colectivos vulnerables, es decir, peatones, ciclistas y motoristas (en 2010 representaban un 30% de las víctimas y el año pasado, un 43%), y la franja de 14.00 a 20.00 horas, asociada a desplazamientos cortos vinculados a las comidas y tramo en el que verano pasado se concentró un 36% de los accidentes mortales.

Tráfico también prestará una especial atención al consumo de alcohol al volante después del confinamiento, puesto que tras la cuarentena se pueden romper ‘fronteras emocionales’ en reencuentros familiares o de amigos.