El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, abandona España

El líder del Frente  Polisario, Brahim Ghali
El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali |Telemadrid

El líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, abandona España con destino Argelia en un vuelo desde el aeropuerto de Pamplona, después de que el juez Pedraz lo dejara en libertad.

Exteriores asegura que Marruecos ha sido informado a través de los cauces diplomáticos correspondientes de la salida de Ghali, "que portaba la documentación a su nombre con la que entró en España", informa EFE.

El Ministerio recuerda que el responsable del Frente Polisario llegó a España "en situación crítica y fue acogido por razones humanitarias".

Ghali llegó el 18 de abril con identidad falsa a través del aeropuerto de Zaragoza e ingresó en la UCI del hospital de Logroño por covid-19; el 12 de mayo pasó a planta, donde se ha recuperado de la enfermedad hasta que este martes ha declarado ante el juez Pedraz por las dos querellas presentadas contra él por presuntos delitos de lesa humanidad, genocidio, torturas y otros.

Pedraz ha rechazado enviar a prisión provisional o retirar el pasaporte al líder del Frente Polisario como pedían las acusaciones al considerar que no hay "riesgo de fuga alguno" ni "elementos siquiera indiciarios" para creerle "responsable de delito alguno".

Exteriores recalca que una vez que el juez ha decidido no adoptar medidas cautelares, Brahim Gali no tiene restringida su capacidad de movimiento.

La presencia de Gali en España ha desencadenado una crisis diplomática con Marruecos, que incluyó la crisis migratoria en Ceuta cuando más de 8.000 personas entraron de forma irregular en la ciudad autónoma ante la relajación de la vigilancia en la frontera del país vecino.

Crece la crisis diplomática con Marruecos
Crece la crisis diplomática con Marruecos
Crece la crisis diplomática con Marruecos

Crece la crisis diplomática con Marruecos

La presión migratoria vuelve a crecer en Ceuta

Este mismo martes, la Policía marroquí ha actuado contra decenas de jóvenes concentrados en el entorno de Castillejos, a dos kilómetros de la frontera con Ceuta. La presión migratoria vuelve a crecer en Ceuta donde la Guardia Civil se mantiene alerta en la frontera.