El paro baja en 39.012 personas en abril y el empleo aumenta con 134.396 afiliados más

  • El número total de parados alcanzó al finalizar abril la cifra de 3.910.628 desempleados
Sube el paro en España, según la Encuesta de Población Activa (EPA)
Oficina de empleo |TELEMADRID

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en 39.012 desempleados en abril (-1%), su mayor retroceso en este mes desde el año 2012, cuando sólo descendió en 6.632 personas, según datos publicados este miércoles por el Ministerio de Trabajo, que ha destacado que en los dos últimos meses (marzo y abril) cerca de 100.000 personas han abandonado las listas del paro.

En abril de 2020, en pleno estado de alarma y con los ciudadanos confinados, el desempleo subió en 282.891 personas, siete veces más que en abril de este año.

Casi 4 millones de parados

Con este retroceso del paro, el segundo consecutivo tras el de marzo, el volumen total de parados alcanzó al finalizar el cuarto mes del año la cifra de 3.910.628 desempleados, con lo que se mantiene por debajo de la cota de los 4 millones.

El dato de paro de abril, al igual que ocurrió en los meses anteriores, no incluye a los trabajadores que se encuentran en suspensión de empleo o reducción horaria como consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), ya que la definición de paro registrado no los contabiliza como desempleados.

En términos desestacionalizados, el paro registrado subió en abril en 52.469 personas, mientras que en el último año el desempleo acumula un aumento de 79.425 personas, lo que supone casi un 2,1% más.

Bajó en todos los sectores

El paro bajó en abril en casi todos los sectores, especialmente en servicios, donde se redujo en 32.192 personas (-1,1%), seguido de la industria (-5.127 parados, -1,6%); la construcción (-3.947, -1,3%) y la agricultura (-2.622, -1,3%). Sólo subió en el colectivo sin empleo anterior, que sumó 4.876 parados en el mes (+1,3%).

En abril se registraron 1.356.845 contratos, el doble que en igual mes de 2020, en el que durante dos semanas se paralizó la actividad no esencial para frenar los contagios en la primera ola.