Un viaje al pasado, hace 102 años, con Galdós, el Retiro, sus árboles y las pandemias

Inauguración de la estatua de Galdós en el parque de El Retiro
Inauguración de la estatua de Galdós en el parque de El Retiro |ARCHIVO

Tal día como este 19 de enero, hace 102 años, Benito Pérez Galdós asistía, muy débil y ciego, en El Retiro madrileño, a la inauguración de una estatua en su honor. Al autor de 'Los Episodios Nacionales', 'La Fontana de Oro', 'El Abuelo', 'Doña Perfecta', 'Fortunata y Jacinta', 'Misericordia', 'Tristana' y varias decenas de títulos más, le quedaba un año de vida.

Dijeron los críticos de la época que aquel fue tal vez el último gesto de Galdós. Un gesto de despedida ante la obra erigida por Victorio Macho.

El 19 de enero de 1919 Madrid también enfrentaba otra pandemia que brotaría con fuerza en marzo, la que se conoció como 'gripe española'. Pero a diferencia de este 19 de enero de 2021, en El Retiro todos los árboles estaban en pie. Hoy apenas un 40% de los ejemplares del parque se mantienen incólumes.

En el acto de inauguración de la estatua del escritor canario, el dramaturgo Serafín Álvarez Quintero pronunció un discurso que hoy tal vez no podría reproducirse: “Robustos pinos seculares sirven de inmediato dosel a su trono, ante el vasto fondo de árboles diversos con que lo ampara la naturaleza”.