2-1. El sueño de un bravo Sevilla duró 104 minutos

Sevilla-Bayern
Sevilla-Bayern |EFE

El Sevilla sufrió en el Puskas Arena para mantener el tipo ante el Bayern Múnich, un coloso del fútbol mundial al que le costó doblegar a un bravo conjunto andaluz para ganar su segunda Supercopa de Europa (2-1), en un partido en el que el sueño sevillista duró 104 minutos, hasta que el gol de Javi Martínez en la prórroga zanjó sus ilusiones.

El superpoderoso equipo bávaro, con un presupuesto muchísimo más alto que el del hexcampeón de la Liga Europa y plagado de estrellas, partía como favorito y, aunque demostró su condición a lo largo de esta final en Budapest, se topó con un hueso duro de roer, con un rival que, como dice su lema, "nunca se rinde".

Bayern Munich, campeón de la Supercopa |EFE

Los sevillistas pudieron ganar, sobre todo con el mano a mano que En-Nesyri no atinó a convertir en gol en el minuto 87 al salvarlo milagrosamente un excepcional Neuer, y ahí empezó a complicársele el sueño de un nuevo título europeo al conjunto español, lo que propició el llanto, lleno de impotencia, del marroquí al final de la prórroga en la que, al final, el Bayern, quizás el mejor equipo del mundo actualmente, amarró su segunda Supercopa.

Ficha técnica

Bayern Múnich: Neuer; Pavard, Süle, Alaba (Boateng, m.112), Lucas Hernández (Javi Martínez, m.99); Kimmich, Goretzka (Davies, m.99); Sané (Tolisso, m.70), Müller, Gnabry; y Lewandowski

Sevilla: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Escudero; Fernando, Joan Jordán (Franco Vázquez, m.94); Ocampos, Rakitic (Óliver Torres, m.56), Suso (Gudelj, m.72); y De Jong (En-Nesyri, m.56)

Goles: 0-1, M.13: Ocampos, de penalti. 1-1, M.33: Goretzka. 2-1, M.104: Javi Martínez

Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra). Amonestó a los jugadores del equipo alemán Alaba (m.12), a un ayudante técnico en el banquillo (m.64) y Lucas Hernández (m.91) y a los de la formación española Joan Jordán (m.46+), Koundé (m.55), Fernando (m.70), a un ayudante técnico en el banquillo (m.92) y Escudero (m.119)

Incidencias: Final de la Supercopa de Europa disputada en el Puskas Arena, en Budapest. La UEFA, debido a los protocolos sanitarios por la pandemia de coronavirus, permitió el acceso de solo el treinta por ciento de espectadores del total del aforo, lo que suponía la asistencia máxima de unos veinte mil, aunque finalmente estuvieron unos dieciséis mil, entre ellos medio millar de seguidores del Sevilla y el doble del Bayern