La antorcha olímpica de Tokio 2020

  • Peso, materiales...
  • El relevo de la llama olímpica
Antorcha olímpica de Tokio 2020
Antorcha olímpica de Tokio 2020 |COI

Asociada habitualmente a un mensaje de paz y esperanza, con ocasión de Tokio 2020 la antorcha olímpica actúa como símbolo de la reconstrucción de las regiones más castigadas por el terremoto y el tsunami que asolaron el noreste de Japón en 2011.

"Además de generar entusiasmo en todo el país antes de los juegos y promover los valores olímpicos, el relevo de la antorcha tiene como objetivo mostrar solidaridad con las regiones que aún se están recuperando", especificó el Comité Olímpico.

Antorcha olímpica / EFE
Antorcha olímpica |EFE

La antorcha se encendió en Olimpia, Grecia, el 12 de marzo del mismo año, un día después del noveno aniversario de la catástrofe que arrasó la región de Tohoku, al extremo norte de la principal isla del archipiélago nipón.

Desde allí, y siguiendo la tradición, la llama viajó a Japón, donde fue exhibida del 20 al 25 de marzo en las prefecturas de Fukushima, Iwate y Miyagi, que sufrieron las peores consecuencias del desastre de 2011.

La antorcha olímpica en Fukushima / EFE
La antorcha olímpica en Fukushima |EFE

En un acto cargado de simbolismo, el relevo de la antorcha comenzó en Fukushima, área que fue escenario de un grave accidente nuclear a raíz del tsunami y terremoto de Tohoku.

Desde allí, la llama olímpica recorrió las 47 prefecturas del archipiélago a lo largo de 121 días, que culminarán con el icónico encendido del pebetero para dar comienzo a los Juegos.

No solo el recorrido de la llama recuerda el terremoto y tsunami que ocasionaron más de 18.000 muertes y desapariciones, también el diseño de la antorcha evoca la peor tragedia sucedida en el país desde el fin de la II Guerra Mundial.

Antorcha olímpica / COI
Antorcha olímpica |COI

Con un peso de 1,2 kilos y una longitud de 71 centímetros, el instrumento ha sido fabricado a partir de aluminio reciclado de los alojamientos temporales que fueron construidos para las víctimas de la catástrofe de 2011.

Coronada por cinco pétalos, evocando la flor de cerezo tan característica de Japón así como los cinco anillos olímpicos, la antorcha también alude al lema del relevo de la llama: "La esperanza ilumina nuestro camino".

Los corredores que transportaron la llama olímpica a través de Japón, incluyendo las regiones más afectadas por los desastres naturales, crearon así un Camino de la Esperanza, que simboliza un "continuo hacia el futuro", según dijo el comité japonés.