Morata ya está en Turín para formalizar su fichaje por el Juventus

Álvaro Morata
Álvaro Morata |Agencias

Álvaro Morata aterrizó en el aeropuerto de Turín Caselle para formalizar en las próximas horas su incorporación al Juventus, club al que llegará procedente del Atlético Madrid.

Morata llegó al aeropuerto turinés pasadas las 00.15 hora local y se someterá con toda probabilidad este martes al reconocimiento médico previo a su firma con el equipo del técnico Andrea Pirlo, del que el español ya fue compañero precisamente en el Juventus de 2014 a 2015.

"Ciao Álvaro Morata", fue el mensaje del Juventus publicado en su cuenta de Twitter poco después de que aterrizara el jugador español.

El delantero madrileño, de 27 años, llegará al Juventus cedido por una temporada a cambio de diez millones de euros, con una opción de compra fijada en unos 45 millones, según adelantan los medios italianos.

La operación prevé además la posibilidad para el Juventus de prolongar la cesión de Morata por una segunda temporada a cambio de otros diez millones de euros y de formalizar un eventual fichaje a título definitivo el año siguiente por unos 35 millones.

Morata, rumbo al Juventus; Luis Suárez, al Atlético
Morata, rumbo al Juventus; Luis Suárez, al Atlético
Morata, rumbo al Juventus; Luis Suárez, al Atlético

Morata, rumbo al Juventus; Luis Suárez, al Atlético

Esta fórmula permitiría al Juventus evitar realizar un importante gasto en esta temporada, considerando que el club turinés acumula unas pérdidas que rozan los 90 millones de euros en este año financiero.

De formalizarse la operación, Morata regresaría al Juventus, club en el que ya estuvo de 2014 a 2016 y con el que conquistó dos títulos ligueros, además de perder la final de la Liga de Campeones de 2015 contra el Barcelona.

Pasa el reconocimiento médico con el Juventus

Álvaro Morata |@juventusfces

Morata ha pasado este martes el reconocimiento médico pertinente previo a su incorporación al Juventus de Turín

Morata, que llegó la pasada medianoche a Italia, acudió al centro médico del club turinés con una camisa blanca, pantalón vaquero y mascarilla negra y antes de cumplir con el requisito sanitario tuvo la oportunidad de recibir los ánimos de un grupo de aficionados locales, que le daban la bienvenida.