La vacuna de Oxford contra el coronavirus genera anticuerpos y es "segura"

  • Los primeros resultados de la universidsad británica son esperanzadores
La vacuna de Oxford contra el coronavirus genera anticuerpos  y es "segura"
Científicos prueban una vacuna |Europa Press

Los primeros resultados de la fase de prueba en humanos de la vacuna de la Universidad de Oxford son más que prometedores. Más de mil voluntarios han demostrado que esta vacuna es capaz de generar anticuerpos contra el virus. Según los propios investigadores, la vacuna "entrena" el sistema inmunológico".

Se trata de los primeros resultados de estas primeras fases de estudio de la vacuna por prestigiosos investigadores de Oxford, y que han sido publicados en la revista médica 'The Lancet'.

Los voluntarios generan anticuerpos

Los voluntarios a los que se les inyectó la vacuna han demostrado que su cuerpo produce anticuerpos y células blancas en la sangre capaces de luchar contra el virus. Entre los voluntarios se encuentra un enfermero español residente en esta ciudad británica: Joan Pons.

Nuestro representante como 'cobaya' para probar la vacuna contra la covid-19 nos contó periódicamente cómo se encontraba y cuáles eran los resultados. Hace apenas unos días contó para Telemadrid en el programa 'Juntos' que los investigadores estaban muy esperanzados porque estaban generando anticuerpos contra la enfermedad.

Sin embargo, todavía es necesario llevar esta misma prueba a una escala mayor, para comprobar si la vacuna (denominada ChAdOx1 nCoV-19) puede efectiva a largo plazo.

De qué está formada la vacuna

La vacuna con la que Offord pretende proteger al mundo contra el coronavirus está elaborada a partir de un virus fabricado de forma genética y que ocasiona el refriado de los chimpancés. Ha sido modificado para que no pueda provocar ninguna enfermedad en los humanos y para que se parezca más al coronavirus.

Sin ser igual que el virus, se asemeja a él, para 'enseñar' a nuestro sistema inmune a protegerse y luchar contra él.

En cuanto a los efectos secundarios, los científicos aseguran que de momento no son peligroso, por lo que la vacuna parece 'segura'. Entre ellos pueden darse fiebre o dolor de cabeza que pueden tratarse con un simple paracetamol.

Hasta el primer ministro británico, Boris Johnson, ha mostrado su satisfacción por estos avances a través de un mensaje en Twitter:

"No hay garantías, aún no estamos ahí y serán necesarios más ensayos, pero esto es un paso importante en la dirección correcta", subrayó el líder conservador.

En China, resultados similares

La vacuna desarrollada en China se encuentra prácticamente en el mismo punto que la de Oxford. También ha conseguido, según apuntan sus primeros resultados, una protección en el sistema inmune en las personas que la han probado (más de 500, entre ellas, un pequeño grupo de personas de más de 55 años) y además parece que tampoco presenta importantes efectos secundarios.

Sin embargo, ninguna de estas personas fue sometida a la infección del coronavirus para comprobar su respuesta ante el virus. Sus resultados de momento se basan en la generación de anticuerpos y en la seguridad de la vacuna.