Si duermes mal, tal vez la culpa sea de la pandemia

  • Una investigación revela patrones en la mala calidad del sueño con el estallido de la Covid
  • Más de la mitad de los participantes de 79 países declararon padecer insomnio habitualmente
Si duermes mal, tal vez la culpa sea de la pandemia
El aumento de alteraciones del sueño y sus efectos en la salud se asocian a la situación de pandemia mundial |TELEMADRID.ES

Una nueva investigación sobre los efectos de la pandemia revela un aumento de los síntomas de insomnio, una peor calidad del sueño y un cambio en la hora de acostarse y despertarse.

"En general, las alteraciones del sueño aumentaron, y el 56,5 por ciento de nuestra muestra informó de niveles clínicos de síntomas de insomnio durante la pandemia", explica Megan Petrov, líder del estudio.

Aunque los datos no son totalmente sorprendentes, Petrov dice que todavía hay motivos de preocupación. Los resultados se han publicado recientemente en la revista 'Sleep Health Journal'. El estudio se llevó a cabo en línea, con respuestas de personas que viven en 79 países.

Más pesadillas y siestas

Los cambios comunicados por los encuestados tendían a agruparse en torno a cuatro grandes perfiles de patrones de sueño: sueño retrasado; sueño perdido y fragmentado; sueño oportunista; desregulado y angustiado.

Dos tercios de la muestra experimentaron un patrón de acostarse más tarde y un aumento de las pesadillas y las siestas

Petrov afirma que casi dos tercios de su muestra experimentaron un patrón de 'sueño retrasado', que se asoció con pocos cambios en la duración del sueño o en el tiempo que se pasa en la cama, sino más bien con una hora de acostarse más tarde, y con un aumento de las pesadillas y las siestas.

El segundo cambio más común en el patrón de sueño experimentado por el 20 por ciento de su muestra fue el de 'sueño perdido y fragmentado'. Petrov explicó que los individuos que experimentaban este patrón se iban a la cama más tarde Y pasaban menos tiempo en la cama intentando dormir.

Quienes consiguieron dormir más horas registraron, por contra, un mayor estrés y discordia familiar

En esencia, su sueño era restringido, de menor calidad y era menos probable que lo compensaran con siestas. Las mujeres eran más propensas a experimentar este patrón que los hombres.

Aproximadamente uno de cada diez individuos tendía a ser 'oportunista del sueño'. Petrov dijo que se trataba de individuos que habían restringido significativamente las oportunidades de sueño antes de la pandemia y que luego, durante la pandemia, pasaron mucho más tiempo en la cama y tuvieron la mayor duración del sueño en comparación con cualquiera de los otros perfiles.

Desgraciadamente, a pesar de dormir mejor, estos individuos también informaron del mayor cambio en sus rutinas diarias, lo que se asoció con una menor probabilidad de tener un empleo y un mayor estrés y discordia familiar.

El perfil menos habitual pero más grave es el del sueño desregulado y angustiado, con más pesadillas y el mayor deterioro

Por último, el perfil de patrón de sueño menos común fue el patrón 'desregulado y angustiado', experimentado por el 5 por ciento de su muestra. Petrov afirma que estas personas presentaban el peor deterioro del sueño, con un aumento de las pesadillas y las siestas, y tenían la mayor gravedad de los síntomas de insomnio. "El sueño es una parte esencial de la vida, al igual que el aire, el agua y los alimentos. La salud y el funcionamiento se ven comprometidos cuando la calidad del aire que se respira, el agua que se bebe y los alimentos que se ingieren son deficientes. Lo mismo ocurre si tu sueño es de mala calidad y en cantidad insuficiente", concluye Petrov.