Madrid descarta, de momento, que las mascarillas sean obligatorias

Varias personas en la calle con su mascarilla
Varias personas en la calle con su mascarilla |EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha señalado este martes que "por el momento" las mascarillas no serán obligatorias en Madrid porque de las recomendaciones que se han hecho hasta el momento se han obtenido "buenos frutos". Varias comunidades autónomas ya ha marcado como obligatorio el uso de las mascarillas en espacios al aire libre y cerrados, aunque se respete la distancia de seguridad frente al coronavirus.

CORONAVIRUS COVID 19
¿Debería ser obligatorio en Madrid el uso de mascarilla en todo momento, incluso con distancia de seguridad?

En declaraciones a los medios, tras visitar el Centro de Educación Ambiental El Campillo, en Rivas, la dirigente madrileña ha hecho hincapié en que desde el comienzo de la pandemia el Gobierno autonómico ha promovido su uso y, de hecho, en aquellos espacios públicos como puede ser el transporte en el que no se puede garantizar la distancia de metro y medio "ya es obligatoria desde hace tiempo".

En este sentido, ha recordado que al comienzo de la desescalada trajeron una mascarilla para cada madrileño, que pusieron a su disposición en las farmacias, y que a partir de este miércoles los mayores de 65 años, "que se ha demostrado que es un colectivo más vulnerable frente al contagio de Covid-19", tendrán otras dos.

"Por el momento" se va a seguir con la obligatoriedad en espacios donde no se pueda garantizar la distancia de seguridad, pero Ayuso ha desvelado que si de cara al futuro ven necesario que sea "al cien por cien", lo harían. "Hasta el momento los resultados están siendo positivos", ha asegurado.

Por otra parte, respecto a un posible confinamiento en caso de rebrotes importantes, la presidenta madrileña ha indicado que están en conversaciones con Delegación del Gobierno y tienen "que verlo esta semana".

Además, ha vuelto a insistir en la idea de que las administraciones nacional y autonómica se sienten para acordar una estrategia conjunta, dada la "alta densidad de población" en un lugar como es Madrid.