Evitar botellones y las fiestas en las viviendas, objetivos del toque de queda

Dos personas pasean en la noche de Barcelona
Dos personas pasean en la noche de Barcelona |EFE

El toque de queda parece que se convierte en la gran medida a instaurarse en Madrid contra el coronavirus una vez concluya el estado de alarma este próximo sábado 24 de octubre. Madrid ve esta medida con buenos ojos, igual que otras comunidades autónomas, que esperan que el toque de queda se instaure a nivel nacional. Entre la dudas, la franjas horarias de ese toque de queda: ¿a partir de las 21.00 horas o desde medianoche?

El Gobierno analizará con Madrid y otras comunidades autónomas que lo planteen la posible aplicación del toque de queda, que requeriría decretar el estado de alarma, una medida que sigue en vigor hasta el sábado en nueve municipios madrileños donde hay restricciones de movilidad, entre ellos la capital.

Tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el ministro de Sanidad, Salvador Illa, han asegurado que el Ejecutivo está dispuesto a analizar las medidas necesarias para frenar la segunda ola de contagios de coronavirus, después de que el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, anunciara que estudian pedir que se declare el toque de queda en todo el país para lograr que no haya ningún tipo de movilidad en determinadas horas del día.

Ruiz Escudero ha indicado que la propuesta surgió en una reunión que mantuvo este lunes con la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, y los representantes de distintos colegios profesionales, pero, según ha dicho, la Comunidad no tiene cobertura legal para decretar una medida así, que corresponde al Gobierno, el cual debería aplicarlo en toda España.

Fuentes de la Consejería han precisado que la propuesta es que se aplique entre la medianoche y las seis de la mañana para perjudicar lo menos posible a bares y restaurantes y evitar botellones y fiestas en viviendas.

El propio Escudero lo ha confirmado este miércoles. Ha avanzado que la nueva orden del Gobierno regional establecerá medidas para establecer "un control más exhaustivo" entre las 00.00 y las 6.00 horas con el fin de evitar botellones y fiestas. "Lo que estamos determinando son medidas para establecer ese control más exhaustivo, principalmente desde las 00.00 horas hasta las 6.00 de la mañana, medidas que vayan en el sentido de restringir la movilidad y esa concentración que es lo que nos producen esos contagios", ha dicho en TVE.

Asimismo, en una entrevista en Telecinco, el consejero regional ha declarado que en vista del análisis epidemiológico que han realizado y en virtud de dónde se está detectando que hay movilidad que no está bajo el control de la Consejería de Sanidad lo que pretenden es "establecer medidas que permitan controlar y restringir movimientos". "Estamos detectando que en las edades de 15 a 29 años es donde tenemos el mayor porcentaje de contagiados y, principalmente, muy asociados a la noche. El único planteamiento que hicimos es que, en vista de lo que estamos detectando desde Salud Pública, tomar medidas para reducir esa cantidad de contagios", ha manifestado. Para el consejero, "eso va a asociado a la restricción de los movimientos por la noche".

"Apoyo" del Gobierno

Sánchez ha dicho en que la Comunidad de Madrid, como el resto de las regiones, tiene el "apoyo total" del Gobierno para tomar las medidas necesarias para frenar los contagios de Covid-19, pero ha insistido en que deben concretar qué medidas quieren tomar.

La figura del toque de queda, decretada por ejemplo en la actualidad en París y ocho áreas metropolitanas, no está especificada en la legislación española y reabre el debate jurídico sobre cómo aplicarlo y sobre la limitación de derechos fundamentales.

Los expertos se dividen entre quienes la vinculan al estado de alarma y quienes creen que entra dentro de las competencias de las comunidades autónomas.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Illa ha explicado que la puesta en marcha del toque de queda "requiere la implantación del estado de alarma", por lo que "habría que conocer qué grupos estarían dispuestos a apoyarlo en el Congreso para tener la perspectiva de que pueda tener un horizonte de más de 15 días". En cambio, el consejero madrileño de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, ha pedido que no se confundan los conceptos y se entienda que el toque de queda que se plantea "está muy relacionado con poner fin a la actividad económica a una hora determinada", no se trata de suspender un derecho fundamental que solo cabe bajo un estado de excepción.