Defensa prescinde de 81 trabajadores del Hospital Gómez Ulla de Madrid en plena crisis sanitaria

Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla
Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla |Telemadrid.es

Entraron a trabajar en el hospital en pleno pico de la pandemia en Madrid, allá por el mes de marzo. Fueron contratados por tres meses y luego se les amplió la duración otros tres meses más. A partir de ahí, los despidos uno a uno. El Ministerio de Defensa ha decidido no renovar los contratos de 81 trabajadores del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla. En su mayoría son mujeres del servicio de lavandería, pero también empleados de mantenimiento.

Los trabajadores aseguran a Telemadrid.es no entender la decisión precisamente ahora, en la segunda ola del coronavirus, cuando ya están formados y conocen todos los protocolos de higiene y seguridad en su actividad diaria dentro del hospital.

El colectivo está formado en su mayoría por mujeres, de entre 40 y 50 años, muchas de ellas con cargas y algunos casos de familias monoparentales. Se da la circunstancia de que en otro colectivo de servicios generales la gerencia del Hospital sí está considerando la posibilidad de extender la duración de los contratos.

"Se podían haber prorrogado los contratos pero Defensa no ha querido"

Una de las empleadas despedidas ha contado a Telemadrid.es que existía la posibilidad de haberles ampliado su periodo laboral. Extremo que confirman desde el sindicato CSIT. "Se podían haber prorrogado los contratos hasta 18 meses, la Administración puede hacerlo, pero no han querido", afirman desde el sindicato.

Añaden desde CSIT que "cuando fueron contratados en plena pandemia otros declinaron aceptar el puesto de trabajo ofrecido por miedo a contagios". Consideran que el haber aceptado en esas condiciones "denota un alto grado de compromiso con el servicio público que han prestado".

"Yo no quiero medallas, quiero el trabajo, fui a trabajar con miedo, pero me daba más miedo el hambre"

El reconocimiento de Defensa a la labor de algunos de estos trabajadores ha venido en forma de medallas. "Yo no quiero medallas, quiero el trabajo, yo fui a trabajar con miedo, sí, pero me daba más miedo el hambre", expresa emocionada una de las despedidas.

Telemadrid.es se ha puesto en contacto con el Ministerio de Defensa para conocer los motivos de la no renovación de los contratos y las circunstancias que han rodeado esta decisión. La respuesta ha sido que no van a realizar comentarios relativos a esta cuestión.