¡Los ricos también lloran!

Los tiempos de la postguerra española fueron muy duros. Para todo el mundo. Como siempre, fueron las clases populares las que sufrieron las peores consecuencias. Esto es un clásico en la historia universal. Pero… bienvenidos al mundo del lujo, el poder y la fama en los años 40. Un mundo lleno de joyas, moda, ambición… y lágrimas. Porque, oh sí, los ricos también lloran.

La periodista Nieves Herrero nos cuenta la increíble historia del amor prohibido entre Serrano Suñer y Sonsoles de Icaza. El problema era que, como era de esperar si os gustan las novelas románticas, Sonsoles estaba casada. Y no con cualquiera, sino con el Marqués de Llanzol. Serrano Suñer, ministro de Franco y apodado “el cuñadísimo”, también estaba casado con la hermana de Carmen Polo, esposa de Franco. La relación se mantuvo en secreto todo el tiempo posible. Lo complicó todo el nacimiento de una niña. Por supuesto era hija del Señor Suñer. Se pusieron en funcionamiento todos los mecanismos de “control de daños”. Es decir, la niña, llamada Carmen Díez de Rivera¸ fue oficialmente la hija del Señor Marqués.

Lo curioso es que esa hija pequeña, Carmen, fue una figura de gran importancia durante la historia de nuestra Transición a la Democracia y con su propio drama. Se enamoró sin saberlo de su hermano, un hijo de Serrano Suñer. La realidad supera la ficción.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ministerio de Justicia