Fervor popular

Miles de personas, animadas por el buen tiempo, acuden desde la pasada media noche, como cada primer viernes de marzo, a la basílica del Cristo de Medinaceli para cumplir con la tradición de besar el pie de la imagen de Jesús Nazareno y realizar sus tres peticiones, de las que, dicen, suele cumplirse una.

Más de una semana llevan algunos fieles haciendo cola alrededor del céntrico santuario de Medinaceli para ser los primeros en poder venerar la imagen de Jesús Nazareno, de pies descalzos, manos atadas, sotana de terciopelo morado, melena ondulada de cabello natural y corona de espinas dorada.

En la plaza de Jesús, donde se encuentra la basílica del Cristo de Medinaceli, son miles las personas que besarán desde las cero horas de hoy y hasta que termine la cola el pie derecho de la imagen del Cristo de Medinaceli para realizar sus peticiones y pasar por él rosarios, estampas y fotos de familiares para que los bendiga.

Es el caso de Asunción, quien lleva desde 2007 mostrando su devoción a Jesús Nazareno y esta madrugada ha entrado en el templo a las 5 de la mañana, después de que ella y sus amigas se turnarán en la cola desde el pasado miércoles.

Asunción cuenta en declaraciones que este año son más los fieles que se han acercado a venerar al Cristo ya que las condiciones meteorológicas han sido más favorables en comparación con años anteriores en los que la lluvia y el frío han dificultado el tiempo de espera y las peregrinaciones.

Son tantas las personas que caminaban hoy hacia la basílica del Cristo de Medinaceli que un grupo de jóvenes de Toledo que estaba de visita en la capital han confundido a los fieles con manifestantes de la empresa Coca-Cola, según relata María.

Con 63 años de edad y 42 años sin faltar el primer viernes de marzo al besapiés de Jesús Nazareno, Susana afirma que el Cristo le ha concedido numerosas de sus peticiones y, por ello, sigue acudiendo cada año también para agradecérselo.

Isabel tampoco ha faltado nunca a su cita con la imagen del Jesús Nazareno y, según apunta, un año llegó a ir con una pierna rota. Vendré todos los años siempre que Dios me lo permita", añade.

La devoción y el fervor al Cristo de Medinaceli llega a todos los rincones de España: "He salido a las 4 de la mañana de Tomelloso (Ciudad Real) para darle gracias a Jesús, este año no le he pedido nada", señala Carmen.

La imagen del Jesús Nazareno es del siglo XVII y fue tallada por encargo de los Duques de Medinaceli y llevada a Marruecos para culto de los españoles, donde fue robada y trasladada a la plaza de Mamora, cerca de Tánger.

Rescatada por los padres trinitarios fue traída a Madrid donde fue depositada en la pequeña ermita de los padres capuchinos que se levanta en lo que hoy es la basílica de Jesús de Medinaceli.

Desde finales del siglo XVII, cuando la imagen fue recuperada a los musulmanes, es tradición que un miembro de la Familia Real venere a este popular Cristo el primer viernes de marzo del año.

Este año, la infanta Elena ha sido la encargada de cumplir con la tradición y ha sido recibida por los fieles entre vítores y aplausos.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, también ha besado el pie de la imagen del Cristo de Medinaceli para pedir trabajo para todos los madrileños.

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha pedido, además de empleo, salud y felicidad para todos los madrileños.

Mejores Momentos

Programas Completos