El coronavirus pasa factura a la Lotería de Navidad en la Puerta del Sol

Puerta del Sol de Madrid
Puerta del Sol de Madrid |P.O.

En las administraciones de lotería de la Puerta del Sol hay colas, como todos los años. Pero no son muy largas. Apenas 6 o 7 personas, distanciadas unos dos metros unas de otras. La tradición de comprar Lotería de Navidad en Sol se sigue cumpliendo, aunque menos.

Desde el año pasado está prohibido vender lotería en mesas desplegadas en la acera. Las vendedoras que exponían sus números frente a la pastelería 'La Mallorquina' han desaparecido. El único que resiste es José. Lleva desde 1997 como vendedor ambulante. Con una enorme tabla colgada del cuello en la que ofrece sus décimos desde la mañana a la noche.

"Vivimos de la gente de fuera, de provincias, y como no vienen no vendemos tanto"

"Esto anda muy mal, muy flojo, por lo de la Covid. No se acerca casi nadie. Mal para mí y también para las administraciones", se lamenta mientras camina entre la 'Mariblanca' y la boca de metro.

Cola frente a una administración de Lotería de la Puerta del Sol |P.O.

En 'La Lotería de los Gordos' cuentan a Telemadrid.es que la cosa está "fatal" pero que en las últimas dos semanas parece que se ha animado más. "Pero tampoco es una gran mejoría, no. Vivimos de la gente de fuera, de provincias, y como no vienen no vendemos tanto", explica Carmen detrás de su mampara.

Otros años en la 'Lotería Aguilar' la fila de compradores llegaba hasta casi la entrada de la estación de Cercanías de Sol. "Por lo menos hasta la farola y había más gente, más junta, 40 o 50 personas", señala Almudena.

"En los barrios ha ido un poco mejor, aquí en el centro los comercios no abren, hay mucha gente teletrabajando y eso se nota"

Según ella, en esta campaña de Navidad no ha habido ningún momento bueno en el que se hayan recuperado las ventas. "En los barrios ha ido un poco mejor, aquí en el centro los comercios no abren o cierran a mediodía, hay mucha gente teletrabajando y eso se nota" y añade que "no hay turismo y además la gente tiene miedo de venir al centro a comprar".

Almudena admite que las ventas de Lotería de este año han caído, en su caso, hasta un 60% respecto a otros. Le preguntamos por la Lotería de El Niño como posibilidad de resarcirse y tampoco lo ve claro. "El Niño va a remolque de la de Navidad, no creemos que se vaya a enderezar, pero mantenemos el optimismo", dice.

Compradores de lotería esperan su turno ante un punto de venta |P.O.

En mitad de la plaza está el quisco de 'El Doblón de Oro'. Otro de los puntos tradicionales. Isabel, su propietaria, asegura que desde que salió el anuncio de la Lotería en televisión subieron un poco más las ventas. "Siempre pasa, en cuanto lo sacan en la tele la gente viene más", insiste, pero enseguida matiza que la caída de este año rondara entre el 60% y el 70% de lo habitual.

La fila delante de la ventanilla de Isabel tiene 5 personas. Apenas 10 metros. Lo habitual, nos comenta, es que tuviese hasta 50 metros y con tiempos de espera de una hora. Nosotros hemos tardado en ser atendidos apenas 15 minutos.