Día mundial de la voz

16.04.2013

Dice un proverbio que los ojos son el espejo del alma, pero la voz transmite mucho más la personalidad y la intencionalidad de una persona que la mirada.

Eso al menos es lo que piensa el doctor Secundino Fernández, presidente de la Comisión de Voz y Foniatría de la Sociedad Española de Otorrinolaringología, quien en una entrevista con Efe recuerda que la voz de cada individuo es única e irrepetible.

'Es una especie de huella dactilar de la persona', señala este otorrino con motivo de la celebración hoy del Día Mundial de la Voz, cuyo lema este año es 'Por una voz sana'.

En el mismo sentido, la presidenta de la Asociación de Logopedas de España, María Teresa Estellés, asegura que 'es la tarjeta de identidad de la persona'.

Para esta logopeda, no hay 'otro instrumento de seducción más grande en el ser humano que la propia voz', que puede convertir en bella a una persona fea y viceversa.

Además, es el principal medio de comunicación entre las personas y, en muchos casos, es una importante herramienta de trabajo.

A pesar de ello, es 'el órgano más sufrido que tiene el ser humano; padece maltrato diario y continuado y, sin embargo, aguanta carros, carretas y carretones', dice Estellés.

'Al día podemos tener unos 3.000 golpes de glotis. ¿Qué parte de nuestro cuerpo aguanta tres mil golpes sin resentirse? Ninguna, sólo la laringe', señala esta logopeda.

Los expertos coinciden en que los españoles no tenemos la voz ni peor ni mejor que otros ciudadanos.

Se estima que entre un 5 y un 7 % de la población tiene algún problema que le obliga a acudir a un médico especializado. Este porcentaje aumenta cuando se utiliza como herramienta de trabajo, hasta un 24 % en el caso de los profesores.

También en los niños en edad escolar: entre un 30 y un 40 % tienen problemas vocales.

Los trastornos más frecuentes son funcionales, pero si no se tratan pueden acabar traumatizando las cuerdas vocales y causar lesiones orgánicas como nódulos, pólipos, quistes o edemas y, en menor frecuencia, tumores.

Sufrir reiteradas disfonías (voz ronca o áspera) aun haciendo el mínimo esfuerzo o que un simple catarro provoque una afonía (ausencia de sonido) durante más de diez días son signos que encienden la alarma de que algo no está bien y que hay que acudir al especialista.

El tabaco es un factor de riesgo. También el alcohol, el abuso y mal uso de la voz, el reflujo gástrico que irrita la garganta, alimentos muy especiados, ambientes extremadamente secos por aire acondicionado o calefacción o la mala costumbre de hablar en ambientes ruidosos.

Para la presidenta de la Asociación de Logopedas de España el principal peligro que acecha a la voz es la falta de armonía entre la mente y el cuerpo.

El doctor Fernández incide en la importancia de tener una técnica vocal adecuada que permita 'hablar lo que queramos y a la intensidad que queramos sin tener ningún problema'.

Voz sana no es sinónimo de voz bonita. Se trata, según este otorrino, de 'tener una voz eficiente', que al final del día no produzca cansancio y que ayude a comunicar mejor.

'Si hablas correctamente, te vas a encontrar mejor; la calidad de vida mejora mucho'.

A ese respecto, Estellés asegura que hay que aprender a encontrar el tono óptimo, en el que una persona se encuentre cómoda hablando.

¿Hablamos muy alto los españoles? El doctor Fernández cree que se trata de un tópico, ya que en otros países se habla igual o incluso más, aunque reconoce que 'no tenemos tanto cuidado para retirarnos del ruido'.