1ª de la Feria de San Isidro 2018: Una tarde deslucida en el arranque de la feria

En la primera de San Isidro los de Guadaira no fueron lo de otras tardes, pero tampoco tan malos y con más actitud se les hubiera sacado provecho. En Las Ventas en San Isidro se pide transmisión, movilidad, casta en unos y actitud, disposición y entrega en los otros.

Si no se tiene ambición, más vale como bien decía mi querido Salva que no se deje de estudiar. Del mal, el menos Ochoa puso voluntad en una faena larga, como si no conocieran a Baltasar Gracián el mismo que dijo que lo bueno si breve dos veces bueno.

Las ganas las puso también Ángel Téllez con el sexto que casi se lo merienda por el derecho en los de inicio con la muleta. Téllez puso ganas y empeño, lo que se agradece no perdonando en quites e intentándolo pese a ello algo más se le debe pedir a quien hace el paseillo en Las Ventas, en San Isidro y además como novillero debe estar dispuesto a comerse el mundo.

Para la segunda de San Isidro se nos anuncian los toros de la quinta, cuyo reconocimiento han pasado integramente que serán lidiados esta tarde por Juan Bautista, El Cid y Morenito de Aranda.

LA FICHA:

Seis novillos de Guadaira, de presencia desigual, con más cuajo y trapío, los tres últimos y de juego deslucido en general por falta de fondo y raza o por cierta aspereza defensiva. El mejor, por entrega y calidad, fue el segundo.

David Garzón, de grana y oro: golletazo (silencio); dos pinchazos y estocada desprendida (silencio).

Carlos Ochoa, de celeste y oro: estocada desprendida perpendicular y cuatro descabellos (silencio tras aviso); tres pinchazos y estocada (silencio).

Ángel Téllez de blanco y oro: estocada trasera (silencio); media estocada tendida desprendida y descabellos (silencio).

Primer festejo de abono de la feria de San Isidro 2018 con poco más de media entrada en los tendidos