Los edificios que esconde el parque El Retiro

Palacio de cristal al atardecer
Palacio de cristal al atardecer |TELEMADRID

Sin duda, el Palacio de Cristal es uno de los edificios de Madrid que más cuadros protagoniza. Idolatrado por los más románticos y aclamado por los amantes de la arquitectura, ocupa un lugar privilegiado en el que es uno de los grandes pulmones de la capital: el parque del Retiro.

Sin embargo, no es el único edificio dentro de este inmenso paraíso verde. Los casi dos millones de metros cuadrados del parque (118 hectáreas), encierran también otras muchas edificaciones.

La 'joya de la corona'

Sí, el Palacio de Cristal es el mayor reclamo, junto con el estanque y el monumento de Alfonso XII, de este popular parque madrileño, uno de los más extensos de la Comunidad de Madrid. Junto a un estanque gobernado por un 'géiser' artificial, su estructura de hierro y cristal atrae la curiosidad de miles y miles de personas.

En otoño, este rincón es quizás el más demandado del parque. Los castaños de Indias se tiñen de ocres y tonos rojizos y sus colores juegan con los reflejos del agua, creando un efecto romántico sobre el palacete.

Palacio de cristal en otoño |TELEMADRID

La obra es fruto del ingenio del arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, maestro de Antonio Palacios (que más tarde también dejaría en la capital obras de incalculable valor, como el edificio del Círculo de Bellas Artes, la Casa Palazuelo o el Palacio de Cibeles). La idea era crear un edificio transparente porque en principio se diseñó para almacenar las plantas que llegaban de Filipinas para la famosa exposición de 1887. Tenía que pasar la luz y esta era la mejor forma de conservarlas.

Además también diseñó el entorno paisajístico, creando el famoso estanque artificial con una pequeña escalera que desaparece bajo el agua y una pequeña gruta, y dejó en manos de Daniel Zuloaga la decoración de los remates de la estructura del Palacio de cristal, en forma de frisos.

El Palacio de Cristal fue construido en 1887 con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas para albergar plantas exóticas

Tiene la forma de estufa porque se inspiró en el diseño del edificio Crystal Palace que se construyó en el Hyde Park de Londres en 1851 (y que posteriormente se destruyó).

El Palacio de Cristal ha sido escenario de importantes acontecimiento a lo largo de la historia, como el nombramiento de Manuel Azaña como presidente de la República en 1936. En la actualidad alberga exposiciones que dependen del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Un palacete de ensueño

Uno de los edificios del parque que más llaman la atención es el Palacio de Velázquez, utilizado en la actualidad para albergar exposiciones de arte del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Se construyó entre 1881 y 1883 con motivo de la Exposición Nacional de Minería, Artes Metalúrgicas, Cerámica, Cristalería y Aguas Minerales de 1883, y no se llama así por el pintor, sino por su arquitecto, (el mismo del Palacio de Cristal): Ricardo Velázquez Bosco. Y de nuevo contó con la colaboración de Daniel de Zuloaga para la decoración de la fachada, esta vez con azulejos.

Palacio de Velázquez en El Retiro |REDACCIÓN

El Palacio de Velázquez tiene una estructura de bóvedas de hierro y tejado de cristal que otorga a las salas una gran iluminación natural. La fachada está recubierta de ladrillos de dos tonos. Y aunque en un principio se ideó para la Exposición de Minería, después también se utilizó para la Exposición de Islas Filipinas (1887), y fue las instalaciones del Museo de Ultramar durante muchos años.

Los cinco parques de Madrid más grandes

  1. La Casa de Campo, con 1.722 hectáreas
  2. El Parque Forestal Felipe VI, con 470 hectáreas
  3. El Parque de Juan Carlos I, con 160 hectáreas
  4. Parque El Retiro, con 118 hectáreas
  5. Parque del Oeste, con 98 hectáreas
REDACCIÓN

Otro lugar para el Arte con un curioso origen

Existe otro edificio destinado a exposiciones dentro del parque del Retiro: la Casa de Vacas. Y aunque la construcción no llame especialmente la atención, su origen es bien curioso.

En este lugar había huertas y en 1973, Mateo Cabezas y Romeral alquiló el terreno para instalar unos establos para sus vacas. Poco después (en 1874) se decidió levantar un lugar en donde poder dispensar la leche recién ordeñada. Y así, los madrileños acudían a la lechería a beber. Les servían la leche recién ordeñada y se sentaban a consumirla en un bar situado junto a los establos.

El edificio de la Casa de Vacas en El Retiro |REDACCIÓN

Sin embargo, el que hoy conocemos no es el mismo de antaño, ya que un tornado lo destruyó en 1886. Este pequeño bar destruido se rehabilitó en 1921 como un restaurante llamado 'Ideal Retiro'. Tras la Guerra Civil, se usó como local de baile y después quedó abandonado, hasta que un incendio lo destruyó en 1981.

En el año 1986, el Ayuntamiento de Madrid (bajo la alcaldía de Juan Barranco) decidió reconstruir el edificio y destinarlo al arte. Y en honor a su origen, se le llamó 'Casa de Vacas'.

Observando el cielo de Madrid

Es curioso, pero el parque del Retiro tiene de todo... ¡hasta un Observatorio astronómico! Y además es uno de los edificios más importantes del neoclásico español, obra del gran arquitecto Juan de Villanueva (sí, el arquitecto del Museo del Prado).

El Real Observatorio Astronómico fue idea del científico Jorge Juan, quien le recomendó al rey Carlos III la construcción de un edificio dedicado a la Astronomía. Así es como el Observatorio fue construido en 1790 en el por entonces llamado Cerro de San Blas.

Real Observatorio Astronómico en El Retiro |REDACCIÓN

La idea era dotar a Madrid de los mejores edificios destinados a las Ciencias Naturales. De ahí que se construyera también muy cerca el Jardín Botánico (obra del mismo arquitecto).

Lo más curioso del edificio es esa forma en cruz en torno a un semicírculo. Destaca un templete jónico y una cúpula en forma de techo. La fachada principal es un característico pórtico con seis columnas.

Y como todo buen observatorio astronómico, también tenía un potente telescopio, que se encargó al astrónomo británico William Herschel.

En la actualidad, alberga las sedes del Observatorio Astronómico Nacional y Observatorio Geofísico Central, y tiene artilugios tan famosos como el péndulo de Foucault.

El famoso péndulo de Foucault en el Real Observatorio Astronómico |REDACCIÓN

Una pequeña casita para el pescador

Seguro que no nos equivocamos si decimos que el lugar más visitado del parque del Retiro es el estanque del monumento de Alfonso XII.

Junto al estanque, en el embarcadero, destaca una pequeña 'casita' que parece sacada de un cuento de hadas. Es la llamada 'Casita del pescador', uno de los 'caprichos' del rey Fernando VII, con los que quiso 'embellecer' algunas zonas de Madrid tras la destructiva Guerra de la Independencia (las guerras napoleónicas de 1808-1814).

La Casita del pescador en El Retiro |REDACCIÓN

Pero, ¿qué fue primero? ¿La casita o el estanque? Pues por sorprendente que parezca, primero se ideó la construcción de la casita y junto a ella, se creó el estanque para 'adornarla'. El artífice tanto de la casa como del estanque fue Isidro González Velázquez.

Pero este maravilloso rincón no estaba al alcance de todos. Era el lugar de retiro del rey y su familia cuando quería descansar... ¡y pescar! De ahí el nombre de este curioso edificio rosado de planta cuadrada, con decoración al más puro estilo pompeyano. De hecho, originalmente también había bustos romanos.

Durante un tiempo esta casita permaneció abandonada. Después se utilizó como punto de información turística. Y hoy es el Centro de Información de Adopción de Animales de compañía.

Un rincón para la lectura

Por supuesto, al Retiro se puede acudir para pasear, correr, encontrarse con amigos y... ¡leer! De hecho, dentro del parque hay una biblioteca, que se encuentra cerca de los jardines de Cecilio Rodríguez.

En realidad se llama Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías, y está en la llamada Casa de fieras del Retiro (Paseo Fernán Núñez,24) .

Biblioteca Pública Eugenio Trías |REDACCIÓN

Se trata del edificio más reciente del parque. Fue inaugurada un 29 de abril del año 2013, y utilizó parte del edificio que antiguamente formaba parte de la Casa de Fieras (construida durante el reinado de Fernando VII). Los arquitectos encargados de la rehabilitación y modernización del edificio fueron Jaime Nadal y Sebastián Araujo.

De esta forma, las galerías que antaño albergaban animales exóticos (de ahí que se llamara Casa de Fieras), son ahora refugio de miles de libros. La biblioteca, construida con grandes ventanales de cristal en dos plantas (también incluye un sótano), cuenta además con salas para exposiciones y presentaciones de libros y una zona dedicada a bebés y niños.