Roban endoscopios por valor de 500.00 euros en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá

Roban endoscopios por valor de 500.00 euros en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá

El Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares sufrió el pasado miércoles un robo de material diagnóstico, en concreto, tubos de endoscopia, por valor de medio millón de euros. El robo, a cargo previsiblemente, de una banda organizada, no ha sido el único. Ya se han producido este tipo de robos en hospitales de Palencia, Albacete, Castellón y Valencia. A causa del robo, el jueves no se pudieron realizar pruebas diagnósticas.

Los ladrones entraron por la cafetería sin forzar la puerta de acceso al centro hospitalario y, desde allí, atravesaron los pabellones D y C hasta llegar al B y desvalijar el departamento de endoscopias en la planta baja.

Se llevaron endoscopios por valor de medio millón de euros. Se trata de Son tubos flexibles de fibra óptica con iluminación y una lente o una cámara en un extremo que se usa para diagnosticar y tratar patologias de tracto intestinal ademas de para realizar biopsias o terapias con láser.

El robo no puso en riesgo la actividad urgente pero si motivo la suspensión de las endoscopias y colonoscopias previstas para el jueves, una actividad que poco a poco recuperar la normalidad.

El hospital ha denunciando ya los hechos en la comisaría de la Policía Nacional de Alcala que investiga el robo.

Hospitales en alerta

Los hospitales españoles están en alerta. El robo de material médico es cada vez más frecuente. Ya se han producido robos de endocopios en el hospital de Sagunto, valorados en 250.000 euros. La policía localizó a los presuntos ladrones aquí en Madrid. Eran dos hombres y una mujer que pertenecían a una banda especializada que trabajaba en toda Europa.

Los investigadores calculan que desde 2013 habían robado 60 millones de euros en material médico.

Unos días después de esta macrooperación, se producía otro robo. Esta vez en Albacete.

Los especialistas descartan que el material sea vendido aquí en España. Su destino más probable es Sudamérica y África.

Advierten los técnicos que utilizan estos equipos de endoscopia que el material es muy sensible y que pueden resultar dañados sino se tiene cuidado en el transporte.