José Luis Gómez: "El Cid fue un hombre profundamente bueno y leal a su rey"

José Luis Gómez: "El Cid fue un hombre profundamente bueno y leal a su rey"

José Luis Gómez, en plena forma a sus 80 años, vuelve al Teatro de la Abadía con "Mio Cid", el poema cumbre de la épica hispánica que narra las hazañas vividas por Rodrigo Díaz de Vivar, un hombre del que el dramaturgo dice que se vincula con un "falso patriotismo" y que, sin embargo, fue "profundamente bueno y leal".

A solas con un piano, sin efectismos, con una precisión de gestos que permite ver lo que cuenta, sin apenas mover los pies del suelo y ataviado con sobriedad, José Luis Gómez (Huelva, 1940) se enfrenta a una nueva aventura teatral con el "Cantar del mio Cid", que, aunque "le impone", también le brinda la oportunidad de convertirse en un juglar del siglo XXI.

La juglaría podría ser la crónica de estos momentos y no sería "mala cosa", un nuevo género con el que responder a "determinadas contingencias de la situación política y social actual, algunas muy jocosas, porque da risa o vergüenza ajena", ha asegurado Gómez en una entrevista.

El Cid es un personaje "de valor y de honradez"

El Cid es un personaje "de valor y de honradez", así es como el dramaturgo ve a Rodrigo Díaz de Vivar, a quien por su lucha en la Reconquista se le identifica como "matamoros" y se le vincula a un "falso patriotismo".

Es ejemplo -añade- de "lealtad absoluta a su rey", no una lealtad "perruna", sino una lealtad debida al derecho en vigor, como cualquiera de nosotros "debemos lealtad a la Constitución".

Este caballero forma parte del imaginario colectivo español, "pero no se debe confundir con un falso patriotismo de última hora", especifica Gómez, quien destaca su "extrema lealtad", valor "muy interesante" en los tiempos que corren.

Cuando se le pregunta si hay algún Cid en la actualidad, no duda en señalar que en tiempos de la COVID-19 los profesionales de la sanidad son "los héroes", una heroicidad que "debe tener la respuesta política adecuada".

Argumenta que "Mio Cid" es una obra "muy oportuna" en la actualidad, sobre todo para saber de dónde venimos y en qué lugar vivimos, en un tiempo en el que hay una "tergiversación por parte de compatriotas españoles muy preocupante".

"A mí del 'Mio Cid' me ha fascinado la lengua"

Pero, más allá de todo eso -dice-, el "Cantar de mio Cid" es el primer documento escrito en castellano del siglo XI, "la lengua de los que nos precedieron en nuestra tierra".

"A mí del 'Mio Cid' me ha fascinado la lengua", asegura Gómez, al tiempo que recuerda que en este poema resuenan todas la lenguas de España, desde el catalán hasta valenciano pasando por el navarro, aragonés e incluso el bable: "Lo que se escucha en este cantar es nuestro país, es España".