Activistas cortan la Gran Vía para exigir medidas contra el cambio climático

Activistas cortan la Gran Vía para exigir medidas contra el cambio climático

El movimiento social Extinction Rebellion ha bloqueado este sábado la Gran Vía para rebelarse "por la vida" contra la inacción por parte de los gobiernos ante el cambio climático.

Coincidiendo con la celebración de la cumbre del clima (COP25) en la capital, unos 300 activistas, según los organizadores, han ocupado a las 16.00 horas la Gran Vía madrileña, que ha tenido que ser cortada al tráfico en ambos sentidos.

Los asistentes han comenzado a bailar al ritmo de una batucada en lo que han denominado como una "rebelión" mediante "el arte, la música y el amor", subrayan desde el movimiento social.

A través de Twitter, Extinction Rebellion ha justificado esta acción de "disco-desobediencia" para rebelarse "por la vida" frente a "la inacción contra la crisis climática", y que han celebrado simultáneamente en otros lugares del mundo, como Bali, Sidney, Nueva York o Amsterdam.

El movimiento, que se define como "radicalmente no violentos", exige medidas urgentes a los líderes políticos y a las empresas, en un momento que alertan que puede ser "de no retorno".

Por ello, desde Extinction Rebellion seguirán desarrollando "fiestas en la calle" para que el resto de los ciudadanos participen.

El pasado miércoles activistas de Extinction Rebellion protagonizaron una acción protesta en una tienda de Zara de la Gran Vía madrileña para reivindicar "justicia climática".

Se desnudan frente a las empresas de la COP25 para acusarlas de “greenwashing”

Otros cuarenta jóvenes activistas procedentes del colectivo ‘Extinction Rebellion’ protagonizaron este sábado una acción de protesta en la Conferencia de las Partes de Naciones por el Cambio Climático (COP25), donde se desnudaron frente a empresas como Endesa e Iberdrola, a las que acusaron de pretender “lavar su imagen” aprovechando la emergencia climática.

En torno a 35 chicos y chicas de edades comprendidas entre los 20 y los 30 años se concentraron en torno a las 13.15 horas en la ‘Zona Verde’ de la Cumbre Mundial por el Clima. Su protesta, que duró en torno a 20 minutos, se desarrolló frente a los ‘stands’ de las empresas colaboradoras de la cumbre.

“Las empresas españolas más contaminantes son las que patrocinan la COP”, denunciaron desde el colectivo. Para asombro de los presentes, los jóvenes no fueron desalojados en ningún momento, ya que se trataba de una acción pacífica y todos estaban correctamente acreditados para acceder a esta zona de la Conferencia de Naciones Unidas, reservada para la sociedad civil al margen del territorio de negociaciones custodiado por personal la ONU.