Las rebajas no remontan las ventas de los comercios minoristas que se ven abocados al cierre

Las rebajas no remontan las ventas de los comercios minoristas que se ven abocados al cierre

Caen las ventas de los comercios minoristas durante las rebajas. Entre un 20 y un 30% respecto al año pasado. Son datos de la Confederación Española del Comercio, que advierte además que un 20% de las tiendas a pie de calle pueden cerrar sus puertas antes de diciembre.

Anuncios lo más imaginativos posible para vender al máximo. Pero no, este año se han reducido las ventas en las dos primeras semanas de las rebajas.

Las tiendas temen el cierre

Los comercios madrileños se inundan estos días de descuentos, ofertas, rebajas, saldos y promociones. La situación de los pequeños comerciantes no es fácil. Una de cada cinco tiendas minoristas está destinada a desaparecer de aquí a final de año.

La patronal de los comerciantes prevé un gasto medio de 129 euros por consumidor en las rebajas.

La Confederación Española del Comercio (CEC) prevé que cierre en lo que resta de año la mitad de los pequeños y mediados comercios ubicados en centros comerciales si no hay ayudas “urgentes y específicas” para el sector.

La CEC indicó que el 20% de los comercios situados a pie de calle cerrará sus puertas de aquí a diciembre ante la crisis y en ausencia de ayudas.

El 10% no ha abierto

En este sentido, apuntó que desde el fin del estado de alarma el 10% de los pequeños negocios no ha llegado a abrir, y otro 10% cerrará antes de que termine el año, lo que, según la CEC, supone que el 20% echará el cierre.

En cuanto a las rebajas, la confederación ha realizado una encuesta que refleja que en la primera semana de rebajas se produjo una caída en la facturación entre un 20% y un 30% respecto al mismo periodo del año anterior, llegando al 50% en los territorios más dependientes del turismo. Los sectores más afectados serán el textil y el calzado.

“La campaña de rebajas no va a servir para paliar la difícil situación que vive el sector del comercio y sólo le dará un respiro temporal dinamizando el consumo y reactivando las ventas de forma puntual”, según la organización.

Considera que las “pocas” ventas que se están produciendo en los pequeños comercios se hacen con descuentos importantes, los comerciantes necesitan eliminar el stock y lo hacen sin apenas márgenes de beneficio. “Es pan para hoy y hambre para mañana”, en palabras del presidente de la CEC, Pedro Campo.