La infidelidad y los celos, claves del asesinato de Ardines

La infidelidad y los celos, claves del asesinato de Ardines

Como en tantos crímenes, la respuesta estaba en el teléfono móvil. Cuando el concejal de Izquierda Unida en Llanes, Javier Ardines, fue hallado asesinado, Katia, la mujer que tenía una relación oculta con él, escribió a su marido un whatsapp: "¿Pero qué has hecho?". Algo que puso a la Guardia Civil sobre la pista definitiva del hoy detenido por el crimen

En diciembre de 2017, Pedro Nieva sospecha desde hace meses que su mujer podría estar manteniendo una relación sentimental con el concejal de IU, Javier Ardines.

Deja su móvil grabando bajo una servilleta. Se va al baño y cuando escucha la grabación desolado confirma sus peores sospechas sobre la infidelidad.

En el audio se escucha : "Menos mal que nadie sospecha de nosotros".

Pedro le pregunta a Katia por la grabación. Esta lo niega todo.

Este es el momento según los investigadores, en el que fruto de los celos, Pedro Nieva empieza a diseñar obsesivamente cómo asesinar a Javier Ardines.

En realidad, Katia y Javier llevaban siendo amantes desde hacía 30 años. Una revelación que le hizo la jueza de LLanes a un Pedro Nieva que tras conocer este dato se desmoronó y no volvió a hablar durante el interrogatorio.

Según la UCO el plan de matar al concejal se fraguó en diciembre. Un intermediario amigo de Nieva contrató a dos sicarios argelinos que viajaron a Llanes hasta en cuatro ocasiones para preparar el crimen.

El día que es encontrado el cadáver de Javier Ardines en Llanes, Katia está allí. Le envía un whasapp a su marido en el que le pregunta : pero ¿qué has hecho?. A lo que él responde: "No he hecho nada. Me he pasado la noche durmiendo".

El cerco de las investigaciones se centra a partir de entonces en Pedro Nieva que resultó ser el autor intelectual de un asesinato encargado por celos.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Javier Ardines