PSOE y Podemos retoman la negociación

PSOE y Podemos retoman la negociación

La vicepresidenta Carmen Calvo ha avanzado hoy que el equipo de negociador del Gobierno ya ha llamado al responsable de Acción de Gobierno y Acción Institucional de Podemos, Pablo Echenique, para presentarle una nueva oferta y "seguir negociando" la investidura de Pedro Sánchez. "Nos reuniremos cuando podamos", ha asegurado Calvo al ser preguntada al respecto.

Tras la investidura fallida de este martes, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no ha abandonado el Congreso sino que se ha quedado en su despacho en la zona de Gobierno con los principales representantes de la negociación. Tres horas y media de reunión con la vicepresidenta Carmen Calvo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

El PSOE ha convocado una reunión extraordinaria de la Comisión Ejecutiva Federal este miércoles, la víspera de que tenga lugar la segunda votación de investidura.

El PSOE ha admitido que debía tomar la iniciativa una vez que las negociaciones con Unidas Podemos habían encallado al considerar su líder, Pablo Iglesias, que la última oferta de los socialistas era que formaran parte del Gobierno como "un mero decorado".

El PSOE habría pedido a Unidas Podemos una "reunión formal" de los equipos negociadores para debatir esta nueva oferta y tratar de buscar el acuerdo. Fuentes socialistas se han mostrado optimistas sobre la nueva oferta y han señalado que "si queda racionalidad, hay solución".

Según fuentes de Unidas Podemos lo que finalmente va a primar es lo que salió de la consulta a los inscritos y que es "un gobierno de coalición". "No hay cultura de coalición en España y el PSOE es un partido centenario que está procesando esta idea", han comentado estas fuentes que se han decantado por esperar a lo que proponga el Gobierno en funciones "en la nueva oferta".

48 horas para afinar "la banda"

Consumada sin éxito la primera votación para la investidura de Pedro Sánchez, el candidato tiene 48 horas para lograr más síes que noes en un segundo y definitivo intento que, en palabras del portavoz de Compromís, Joan Baldoví, permitiría tocar "juntos" en la banda musical de un gobierno de izquierdas.

Porque la "banda" del "plan Sánchez" formada por izquierdistas e independentistas que ayer se inventó, con un sentido mucho menos musical, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, intenta afinar a toda prisa sus instrumentos, con el tictac del reloj sobre la mesa, entre cierta sensación de pesimismo y mirándose de reojo para decidir el voto final.

La segunda jornada del debate de investidura ha servido para ver a Gabriel Rufián alertara de que está jugando "a la ruleta rusa" por la posibilidad de nuevas elecciones y de que los "trillizos" de PP, Cs y Vox gobiernen.

El portavoz del PNV, Aitor Esteban, también ha reclamado a las partes contratantes y ha recordado a Sánchez que "para sumar hay que ceder".

En sus réplicas, en un tono muy sosegado, Pedro Sánchez ha agradecido su actitud a Rufián y Esteban, así como que hayan tocado los problemas sociales que él quiere solventar con sus propuestas, pero ha subrayado muy mucho que está intentando pactar con Unidas Podemos, su socio preferente, y que pese al poco éxito obtenido hasta ahora todavía no pierde la "esperanza".

Durísima ha sido con Sánchez la portavoz de CC, Ana Oramas, quien le ha espetado sin contemplaciones: "Su soberbia le está matando".

Se ha reservado Sánchez las últimas palabras antes de la votación para pedir a sus señorías "Gobierno, estabilidad y legislatura".