Cómo ventilar tu oficina contra el coronavirus

Cómo ventilar tu oficina contra el coronavirus

En un edificio del Grupo Eulen situado en El Plantío trabajan ahora unas 100 personas, el 50% del aforo habitual. A medianoche, se abren puertas y ventanas durante al menos 3 horas para ventilar el edificio. A las 7 de la mañana empiezan a funcionar unos equipos situados en la terraza del edificio llamados recuperadores de calor.

Su función, según nos explica Luis Cristobal, responsable de las instalaciones del Grupo Eulen, es tomar aire del exterior, lo mete por unos filtros y por el mismo equipo saca el aire viciado y lo echa para afuera".

"Sería tener una renovación de aire teniendo una combinación térmica pero no un intercambio de fluídos", comenta.

Al mezclarse el aire de fuera a unos 10 grados con el del interior a unos 20 grados, se produce un equilibrio de temperaturas que permite un ahorro de energía. "Abrir sólo ventanas no es la opción", nos dice Luis Cristobal, para quien usar sólo el aire exterior puede aumentar la factura energética entre un 15 y un 35%.

Ventilar y no abrir las ventanas

Para Ricardo Díaz, catedrático de la UDIMA, "ventilar no es tener abiertas las ventanas y no tener un confort térmico en el interior de los edificios". Ventilar es entender que tenemos que generar una convección de corriente de aire de abajo arriba. Y para ello lo fundamental es que la calefacción venga desde el suelo, por ejemplo, suelo radiante".

Para este experto en Seguridad e Higiene en el Trabajo, también son esenciales los equipos de higienización del aire, pero bien colocados. Es fundamental que estén situados en zonas intermedias y que recogen e higienizan bien el aire. "Por tanto, la ventilación no es un pret a porter y se debe hacer adaptándola a cada caso, y a cada estancia".

Sondas para medir concentración de CO2

En el interior de las oficinas también se usan unas sondas encargadas de medir la concentración de partículas de CO2, que siempre debe estar por debajo de 800 por cada millón.

Una concentración excesiva marca que no hay renovación del aire y que necesitamos ventilar mejor las instalaciones.

Según la mayoría de los científicos, la Covid-19 se contagia por vía aérea. Ahora llega el invierno, ventilar es esencial para plantar cara al virus, pero hay que hacerlo bien, nos dicen los expertos.