Un preso se corta el cuello para no salir de la cárcel de Huelva

Un preso se corta el cuello para no salir de la cárcel de Huelva

Un preso de 56 años, que en la tarde del pasado sábado se cortó el cuello ante la prisión de Huelva , de la que había salido horas antes tras asegurar no tener donde ir, permanece ingresado en el hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva y "su estado no reviste gravedad".

El exrecluso de la prisión provincial de Huelva, recién puesto en libertad, se cortó el cuello, resultando herido de gravedad, ante varios funcionarios de prisiones, que le auxiliaron después de que estos le negaran la entrada al volver al centro penitenciario por no tener a donde ir.El sindicato Acaip informó a los medios del suceso y explicó que el preso se autolesionó por su situación de desamparo y no tener ningún lugar a donde ir tras quedar en libertad.

Desde Instituciones Penitenciarias han aclarado que el interno recibía apoyo de un trabajador social desde hace año y medio y que le dieron diferentes opciones antes de que recuperara la libertad.

Según Instituciones Penitenciarias, este preso estaba condenado por un delito de abuso sexual en el ámbito familiar a una pena de 31 años de cárcel que finalmente le fue acumulada a 20 años. En 2017 un juez le otorgó la libertad condicional e ingresó al salir de prisión en una ONG que colabora con el centro penitenciario. Sin embargo, al poco de residir en esta ONG el preso apuñaló a un compañero, por lo que la libertad condicional le fue denegada y volvió a ingresar en la cárcel de Huelva.

Hasta este domingo, cuando a las 11:00 horas salió de la prisión al haber cumplido la primera condena (el apuñalamiento en la ONG todavía no ha sido juzgado) y cogió un taxi.

Prisiones ha explicado a Efe que el trabajador social del que recibía apoyo el interno en el último año y medio le ofreció residir en un albergue, otra ONG u otra alternativa, ya que contaba con 13.000 euros en su cuenta (dinero que había obtenido en la cárcel), opciones que el interno rechazó.

A las 16:00 horas volvió a las puertas de la prisión y reclamó entrar de nuevo, una petición que los propios funcionarios le explicaron que no podían cumplir, por lo que el preso se seccionó el cuello y tuvo que ser ingresado en el hospital de Huelva.