Casi un millón y medio de mascarillas se han repartido en dos días en Metro y EMT

Casi un millón y medio de mascarillas se han repartido en dos días en Metro y EMT

Continúa el reparto de mascarillas en el trasporte público para los trabajadores que han vuelto a sus puestos. Es el segundo y último día de reparto en Madrid y se realiza en 62 estaciones de Metro y en los intercambiadores y paradas de autobús por la mañana y por la tarde.

Se trata de un material de protección muy básico, tiene un único uso y por sí sola la mascarilla no inmuniza frente al coronavirus, aunque puede proteger de contagios.

Por el momento, el reparto está previsto que finalice este martes, pero los responsables van a contabilizar cuánto material queda en el Ayuntamiento de Madrid para decidir si se puede seguir con el reparto. Se calcula que ya se han repartido cerca de millón y medio de mascarillas.

Viajeros que se quedan sin ellas

Por el momento los viajeros que las recogen dicen que con ellas se sienten más seguros aunque se quejan de que sólo se reparten en algunas estaciones de metro, sólo un 20%, y muchos viajeros no coinciden ni en el horario ni en los lugares donde toman el transporte.

Agentes de la Policía Nacional, de la Municipal y voluntarios de la Cruz Roja las reparten para los que no tienen, para los que buscan reservas y para los que van a entrar al metro sin ella, incluso, para los que bajan a la estación sólo para conseguir una.

El reparto ha sido positivo para el gobierno y sobre todo para los que han conseguido el objeto más buscado en estos días. Mientras que quienes no la han conseguido, tendrán que probar suerte en otra ocasión.

El quid de las mascarillas

Las mascarillas protegen en situaciones de aglomeración pero no por sí solas, son un complemento más. La mayoría tiene dudas sobre qué protección ofrecen y cómo y cuántas veces se pueden usar.

Las quirúrgicas son de un sólo uso y tienen una baja protección, pero pueden ayudar a contener la pandemia. Otras, las que mayormente usan los sanitarios, son más sofisticadas y sí que previenen los contagios.

Pero lo importante en el uso de las mascarillas es que hay que colocarlas bien, ajustarlas bien en el rostro cubriendo boca y nariz. Para retirarlas, hay que agarrar por las gomas detrás de las orejas y, sin tocarlas, quitárselas. También hay que tener en cuenta que las que vienen marcadas con las letras NR no se deben volver a usar.