Las familias dan un "notable alto" a la enseñanza madrileña

Las familias dan un "notable alto" a la enseñanza madrileña

Las familias de los alumnos de Primaria y Secundaria madrileños han valorado con un "notable alto" la enseñanza regional durante el pasado curso 2017-2018, según una encuesta sobre el grado de satisfacción de los padres presentada hoy por el consejero de Educación e Investigación, Rafael van Grieken.

El clima de convivencia en los centros escolares es el aspecto más valorado por los padres, con un 4,15 sobre 5, seguido de la educación en valores, que ha obtenido un 4,14, según la encuesta realizada en julio pasado a una muestra representativa de 1.650 familias de alumnos de centros públicos, privados y concertados.

Los padres se muestran satisfechos con la atención a la diversidad (4,08) y el nivel de exigencia (4,08), así como con el aprendizaje de los alumnos (4,06) y los propios resultados que ven en sus hijos (4,03), según los resultados del estudio realizado por la empresa Cotesa.

"Las familias de la Comunidad de Madrid tienen un grado de satisfacción alto o muy alto con los procesos educativos que se desarrollan en los centros y los resultados obtenidos", ha destacado el consejero.

Los profesores de los centros madrileños obtienen un notable en la valoración de las familias, que se muestran "satisfechos o muy satisfechos" con la preparación de las clases (4,0), así como con la atención que muestran con los alumnos (3,97) y la capacidad que tienen para hacerse entender, valorada con un 3,94 sobre 5. "Todas las preguntas referentes a los docentes mejoran los valores registrados en la encuesta realizada hace dos años", siendo la implicación de los docentes con nuevas formas de enseñanza en las aulas el apartado que recibe una menor valoración (3,73).

Las familias encuestadas valoran las tutorías con el tutor o profesores de sus hijos con una media de 4,11 sobre 5, así como la web intranet y comunicación online y la labor del equipo directivo, ambas con 3,82.

Respecto a las instalaciones e infraestructuras de los centros madrileños, las familias valoran con 4,17 la limpieza de los colegios e institutos y la accesibilidad física con un 3,84.

También se muestran satisfechos con las aulas de los centros (3,71) y con las instalaciones deportivas (3,62). Las notas más bajas corresponden a los equipos informáticos que tienen los alumnos (3,61).

La encuesta indica que a la mayoría de los padres de alumnos (80,9%) les preocupa "poco o nada" los problemas de droga en los centros, los episodios de acoso escolar (un 76,4%) o de obesidad infantil (un 76,7%), ya que consideran que no se producen estos hechos en sus instalaciones.

"Ocho de cada diez familias escogería de nuevo el centro en el que están estudiando sus hijos, y el 87,7% muestra su satisfacción porque durante los últimos años han conseguido el centro que habían escogido en primera opción", añadió el consejero.

Además, en gran medida se inclinan por una jornada escolar continua en los centros (66,7%) frente al 31% que la prefiere partida. El principal respaldo a la jornada continua se da entre los padres que llevan a sus hijos a centros públicos (81,8%).

En cuanto a los deberes, un 66,2% cree que son adecuados, frente al 25,3% que los considera excesivos.

Respecto a los desplazamientos, el 57,1% de los alumnos acude al centro educativo caminando, mientras que el 35,4% lo hace en coche y el 11,9% en transporte público (autobús, metro o Cercanías).

En concreto, los alumnos de centros públicos son los que acuden mayoritariamente caminando, un 66,3 %, cifra que contrasta con los privados, que en un 59,5% lo hacen en coche.

Respecto al tiempo empleado, el 78,1% de los alumnos de la región tarda menos de 15 minutos en llegar al centro educativo y un 17,3% entre 15 y 30 minutos.

Los alumnos de centros públicos son los que menos tardan, ya que ocho de cada diez emplea menos de 15 minutos entre su domicilio y el colegio.

Las familias encuestadas se decantaron por un centro para sus hijos en función del prestigio o el nivel educativo del centro (el 77%), mientras que el 75,3% lo hacen por la cercanía a su hogar.

En menor medida se decantan por el centro en función de la enseñanza de idiomas (51,3%) y las instalaciones que ofrecen a los alumno (49,1%), según la encuesta.

El consejero también ha destacado que un 58% de los encuestados preferiría que sus hijos tuvieran que ir en uniforme al colegio.

Entre los aspectos mejorables, Van Grieken ha destacado la necesidad de mejorar los equipos informáticos de los colegios, así como la implantación de métodos de enseñanza más innovadores, según la valoración de los padres.

Mejores Momentos

Programas Completos