La elaboración de listas convulsiona a los partidos

La elaboración de listas convulsiona a los partidos

A solo tres días de que finalice el plazo para presentar las candidaturas al Congreso y Senado, la confección de las listas electorales convulsiona a los partidos. Los escaños cotizan al alza y en el PP, la pérdida de senadores por la fragmentación de la derecha, lleva a Casado a insistir en las listas conjuntas para el Senado pero, Ciudadanos lo rechaza. PSOE y Podemos tampoco se libran de las batallas internas.

Aunque los 'populares' han vuelto a ofrecer esta semana a Ciudadanos la posibilidad de compartir las candidaturas al Senado --para crear una "alianza de senadores por España y la Constitución" que sume más escaños en el Senado--, Ciudadanos se niega a ello. Albert Rivera descartó hoy nuevamente integrarse en las listas del PP al Senado porque son "proyectos distintos", aunque coincida con ese partido en la convicción de aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña "si hace falta", y hacerlo de forma "efectiva". Mientras, anuncia sanciones a los críticos que denuncian irregularidades en las primarias, por "perjudicar el partido".

Todo ello en pleno proceso de cierre de las listas. Pablo Casado ha cambiado al 77,5% de los números uno al Senado, mantiene a Pío García-Escudero de número 1 por Madrid y repesca a Rafael Hernando para Almería y a Fernando Martínez-Maíllo que será candidato por Zamora.

En el PSOE, ruido interno también tras verse relegados los afines a Susana. Históricos dirigentes del PSOE andaluz sopesan impulsar un partido independiente de Ferraz, como el PSC para tener una menor dependencia de la dirección federal a medio plazo. La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, lo niega: "Yo no estoy disponible para cuestiones internas ni orgánicas: Todos los compañeros socialistas andaluces tenemos puestas las energías para ganar las próximas elecciones siendo los que más aporten a la victoria de Pedro Sánchez en España y después en las elecciones municipales".

En Unidas Podemos, Pablo Iglesias vuelve este sábado a la arena política, tras su baja de paternidad. Regresa a un partido dividido en sus confluencias territoriales. Galicia, Cataluña y Valencia sueltan lastre de la formación morada, atomizada por dobles y hasta tres candidaturas como en Madrid.

También sufre pérdidas VOX. El partido deja caer a su candidato al Congreso por Albacete, el historiador Fernando Paz que cuestionaba la homosexualidad y el holocausto.