Ultimo debate en el Congreso con marcado tinte electoral

Ultimo debate en el Congreso con marcado tinte electoral

Último Pleno de la legislatura y última sesión de control en el Congreso antes de las elecciones del 28 de abril. De nuevo, el tono electoral ha marcado la sesión en la Cámara Baja, llena de reproches entre unos y otros.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha defendido este miércoles que España "ha estado a la altura" en la crisis institucional que vive Venezuela, pero ha recibido duras críticas tanto de PP y Ciudadanos, que le han acusado de tibieza, como de Podemos y ERC, que le tildan de "irresponsable" por reconocer a un presidente no electo, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

PP y Ciudadanos creen que se está "poniendo de lado". Tanto el presidente del PP, Pablo Casado, como el de Ciudadanos, Albert Rivera, creen que Sánchez peca de falta de compromiso con Guaidó y lo han achacado a que "sus socios comunistas no le dejan atacar a (Nicolás) Maduro", en palabras de Casado. "Los que le mantienen en el poder llevan una camiseta que pone 'Yo con Maduro'", le ha espetado Albert Rivera, en alusión a una prenda que llevó en la Cámara el diputado de Podemos Diego Cañamero.

Cuando le ha llegado el turno a Podemos, su portavoz de Exteriores, Pablo Bustinduy, también ha cargado duramente contra Sánchez, tachándole de "irresponsable" por reconocer "a un presidente no electo en un país al borde de la guerra civil y bajo amenaza militar explícita de Estados Unidos".

Cataluña... y los mítines

Sánchez solo ha encontrado cierta comprensión en los portavoces del PNV, Aitor Esteban, y el PDeCAT, Carles Campuzano quien, sin embargo, le advirtió a Pedro Sánchez, de que la próxima legislatura "Cataluña persistirá en su voluntad" de convertirse en una nación separada del resto de España y en la "capacidad de decidir" la independencia a través de un referéndum.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha arremetido contra los líderes del PP, Pablo Casado, y Ciudadanos, Albert Rivera, por considerar que han "faltado al respeto" del Congreso al usar el debate para "soltar un mitin".

Dicho lo cual, Sánchez pidió a los españoles que en la cita con las urnas del 28 de abril "den la espalda a la mentira, crispación y al insulto", que a su juicio ejemplifican los líderes de Partido Popular y Ciudadanos.