Solidaridad abrumadora con donaciones millonarias de empresas y aportación de ciudadanos

Solidaridad abrumadora con donaciones millonarias de empresas y aportación de ciudadanos

Un millón y medio de mascarillas donadas por Amancio Ortega están ya en Zaragoza. Es parte de las donaciones que están realizando grandes empresas para ayudar al sistema sanitario. Lo hacen en forma de material o de donación de dinero o mano de obra. Y no sólo lo hacen las grandes empresas. La solidaridad llega desde cualquier rincón.

El Real Madrid donará millones para comprar material sanitario, el Corte Inglés pondrá toda la ropa de cama necesaria en el hospital de Ifema y también se suma Ikea que regalará 2.500 juegos de sábanas para las residencias de ancianos.

Donaciones a lo grande

Iberia ha donado 6.000 edredones al hospital de Ifema y 5.500 batas sanitarias al Gregorio Marañón, McDonald’s España ha repartido en la última semana 17,2 toneladas de alimentos en favor de la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal), entre otras asociaciones y los taxistas de Madrid han rechazado la ayuda de 132.000 euros para contribuir al combustible y limpieza de los coches que transportan sanitarios a visitas domésticas, un dinero que quieren que se destine a "compra de respiradores, mascarillas o EPIs".

Tejiendo desde casa

Mientras particulares como dos mujeres tejen en el salón de su casa batas y mascarillas. y lo propio están haciendo las monjas de varios conventos. Juntos, quien más puede y el más inesperado están hoy arrimando el hombro como unos voluntarios que imprimen máscaras con ayuda de una impresora 3D, pasan a buscarlas por las casas, las montan, desinfectan y distribuyen.

Las grandes empresas del Ibex también han anunciado un fondo común para comprar respiradores. Telefonica, Inditex, Iberdrola o Banco de Santander aportarán por cabeza 25 millones de euros.

Cadena de solidaridad

Por su parte, Unicef donará 400.000 mascarillas y 1000 equipos de protección y algunas marcas de coches ya ponen sus vehículos a disposición de los sanitarios.

Es una cadena de solidaridad que va desde el particular a las empresas que facturan millones y a las que mañana tendrán que anunciar un ERTE. Pero todas lo hacen con un solo pensamiento: vencer al virus.