Sánchez, en plenas negociaciones, rehusa comparecer para hacer balance

Sánchez, en plenas negociaciones, rehusa comparecer para hacer balance

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no ha comparecido tras el último Consejo de Ministros de 2019, para realizar el tradicional balance del año que hacen los jefes del Ejecutivo. La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha explicado este viernes que el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha considerado que "no era procedente" hacer el tradicional balance de fin de año ante la prensa porque están en marcha las negociaciones con ERC para la investidura y "no ha acabado el partido".

En esta ocasión ha sido Celaá quien ha hecho ese breve repaso de las medidas adoptadas y respondido a las preguntas de los medios de comunicación. Celaá ha insistido en que en esta ocasión el presidente ha considerado que "no era procedente comparecer". "Es una decisión del presidente que a la vista de las circunstancias que concurren en este caso preciso entiende razonablemente que merece la pena esperar", ha argumentado.

La portavoz del Gobierno cree que existe “tiempo físico” para que el Congreso de los Diputados celebre el debate de investidura en los primeros días de 2020 e incluso designe presidente del Ejecutivo el 5 de enero, prácticamente al mismo tiempo que se celebran las cabalgatas de los Reyes Magos en toda España. Celaá indicó que si la Abogacía del Estado presenta “el lunes” su escrito a favor de la inmunidad parlamentaria de Oriol Junqueras como eurodiputado, condición que ha exigido ERC para dar su apoyo al PSOE, “daría tiempo físico” para que Pedro Sánchez sea proclamado presidente en el Congreso.

Casado y Arrimadas le acisan de aceptar el chantaje de los independentistas

El presidente del PP, Pablo Casado, sentenció este viernes que el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, evita a la prensa en el tradicional balance del año porque quiere "ocultar" sus negociaciones con los independentistas. En su opinión, es porque "tiene mucho que ocultar", porque no quiere contar a los ciudadanos que los independentistas están "echando un pulso" y él está "facilitando que nos lo ganen a todos los españoles". Tampoco quiere contar que ERC está tratando de presionar a la Abogacía del Estado para propiciar que Oriol Junqueras pueda disfrutar de beneficios penitenciarios. Ante la posibilidad de que España tenga un gobierno "chantajeado por quienes quieren romper España", Casado reiteró su llamamiento a los dirigentes del PSOE, también a sus presidentes autonómicos, para que se pregunten si "pueden tragar con ello" y actúen en consecuencia.

Por su parte, la presidenta y portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Inés Arrimadas, ha emplazado a los barones del PSOE a "frenar la locura" de Sánchez con una "reacción patriótica". Arrimadas ha manifestado en Jerez de la Frontera (Cádiz) que "el PSOE no puede esconder la cabeza mientras su candidato está dividiendo España a trozos".

Además, ha pedido al presidente en funciones del Gobierno "que saque sus manos de la Abogacía del Estado" y "pare este bochorno" con "presiones intolerables para que la Abogacía del Estado actúe como abogado de Junqueras".