Sánchez solo se presentará a la investidura si tiene votos que la respalden

Sánchez solo se presentará a la investidura si tiene votos que la respalden

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, solo se presentará a una nueva investidura en el mes de septiembre "si cuenta con los votos que la respalden", según ha asegurado este viernes la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Celaá ha descartado, de esta manera, que Sánchez pueda volver a someterse a una investidura, tras la fallida del mes de julio, sin contar con los apoyos suficientes para que salga adelante.

Además, ha insistido en que la oferta de un Gobierno de coalición a Unidas Podemos "ya no está encima de la mesa" y es un tren que ha pasado, por lo que la alternativa que ahora plantean los socialistas para conseguir el apoyo de la formación morada es un acuerdo programático, en base al documento que Sánchez presentará el martes.

Celaá se ha mostrado esperanzada en que puede haber un acuerdo y hay tiempo suficiente para alcanzarlo porque, tal y como recordó, el propio líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, dijo este jueves en una entrevista que se puede lograr "en horas" y "habrá más que horas, habrá semanas", ha puntualizado, para negociar.

Celaá ha asegurado que el documento que presentará el martes el PSOE con 300 propuestas para desbloquear la investidura es una iniciativa pensada para cuatro años de gobierno e incluirá "buena parte" de las ideas que Podemos presentó el pasado 20 de agosto, y está abierta "a modificaciones". "Todo invitaría a pensar que Unidas Podemos viéndose reflejado" actuará "responsablemente" y podrá aceptarla ya que "redundará en beneficio de la ciudadanía", según Celaá.

Ahora, lo que está encima de la mesa es un pacto programático, una "oferta seria para un Gobierno que sirva a España", y "no se puede volver al tiempo pasado, que nunca fue mejor, porque los trenes pasan", ha reiterado la portavoz del Gobierno.

Ábalos: la crispación impide el fin al bloqueo

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha considerado este viernes que la crispación actual del "todos contra todos", que ayer se vivió en el Congreso, donde se debatió la gestión sobre el Open Arms, demuestra que la confrontación impide poner fin al bloqueo. Ábalos ha dicho que no le sorprendió "la hostilidad" vivida ayer en sede parlamentaria, especialmente entre socialistas y Unidas Podemos, ya que solamente evidenció "lo que se está viendo en los debates, en los medios y en las redes sociales".

Ha insistido en que lo que "importa a los españoles" es que haya un programa de gobierno, "le importa bastante menos quienes forman parte" de ese Ejecutivo.

El titular de Fomento ha añadido que un partido "siempre está en campaña" porque lo que trata es de "satisfacer" lo que se espera de ese Gobierno. Y ha añadido que le parece mejor hacer campaña "procurando bienes que generando males. La que no me gusta es la campaña que produce frustración, descontento y división para convivir. Quiero campaña electoral pero la que busca la confianza de las personas".

Cultura política "hacia el autoritarismo"

Dirigentes de Unidas Podemos lamentan que tras el tono del debate parlamentario de este jueves todo apunta a que el PSOE ha decidido "desde hace tiempo" ir hacia una repetición electoral, y acusan a los socialistas de llevar la cultura política "hacia el autoritarismo" al no querer negociar con nadie.

El secretario de Comunicación de Podemos, Juanma del Olmo, ha escrito en un mensaje de su cuenta de Twitter que "cuando un actor político no tiene la mayoría suficiente y se arroga la superioridad de no negociar con nadie e imponer condiciones, está llevando la cultura política hacia el autoritarismo".

Desde Ciudadanos, su portavoz en la Asamblea de Madrid, César Zafra responsabilidad a la incapacidad de Sánchez de acercanos hacia una nuevas elecciones.

Mientras el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Montesinos, pidió este viernes al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que aclare si “de verdad va a negociar con sus aliados naturales o si está en campaña electoral” porque “España no requiere del espectáculo de la izquierda”. A su juicio, si finalmente se convocan unas nuevas elecciones será “responsabilidad exclusiva” de Sánchez y su “fracaso personal”.

Frente a las críticas de la oposición, que ven a Sánchez ya en actitud de campaña electoral, la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa ha dicho que "no hay tal", sino que siguen trabajando para configurar en septiembre un nuevo Ejecutivo, por lo que no se han ido de vacaciones "más que tres días" en el puente del 15 de agosto.