El Papa dice que la violencia contra la mujer es una profanación de Dios

El Papa dice que la violencia contra la mujer es una profanación de Dios

El papa Francisco condenó con firmeza en la primera misa del año la violencia, la humillación y las ofensas que sufren con frecuencia las mujeres y dijo que el trato hacia ellas mide el nivel de humanidad.

"Las mujeres son fuente de vida. Sin embargo, son continuamente ofendidas, golpeadas, violadas, inducidas a prostituirse y a eliminar la vida que llevan en el vientre. Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios, nacido de una mujer", dijo el Papa.

Misa centrada en la mujer

"La salvación para la Humanidad vino del cuerpo de una mujer: de cómo tratamos el cuerpo de la mujer comprendemos nuestro nivel de humanidad", añadió, en una homilía centrada en la figura femenina, pues precisamente el 1 de enero la Iglesia conmemora la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios.

En esta misa celebrada en la basílica de San Pedro del Vaticano, el pontífice argentino lamentó que a menudo "el cuerpo de la mujer se sacrifica en los altares profanos de la publicidad, del lucro, de la pornografía" y es "explotado como un terreno para utilizar".

La maternidad

Frente a estos comportamientos, defendió que el cuerpo femenino sea "liberado del consumismo, respetado y honrado" porque "es la carne más noble del mundo, pues concibió y dio a luz al amor" que salvó a los hombres.

"Hoy, la maternidad también es humillada, porque el único crecimiento que interesa es el económico. Hay madres que se arriesgan a emprender viajes penosos para tratar desesperadamente de dar un futuro mejor al fruto de sus entrañas, y que son consideradas como números que sobrexceden el cupo por personas que tienen el estómago lleno, pero de cosas, y el corazón vacío de amor", subrayó Francisco.

Pide disculpas por reprender a una mujer que le tiró del brazo bruscamente

El Papa ha pedido disculpas por reprender a una mujer después de que le tirara del brazo con brusquedad cuando estaba saludando a los fieles reunidos en la plaza de San Pedro durante la visita al Belén tras la última misa del año.

"Yo mismo pierdo la paciencia y, por eso pido disculpas por el mal ejemplo de ayer", ha dicho el Santo Padre sobre el gesto de este martes que quedó grabado por las cámaras del Vaticano.

Casi pierde el equilibrio

En las imágenes retransmitidas en directo por la cadena de televisión del Vaticano, Vatican News, se apreció como una mujer de rasgos asiáticos tiró con fuerza del brazo a Francisco, de 83 años, que casi perdió el equilibrio mientras estaba saludando uno a uno a los fieles que estaban apostados en las vallas instaladas delante del pesebre instalado en la plaza de San Pedro.

Acto seguido el Pontífice, le dio un golpe en el brazo visiblemente enojado, mientras sus agentes de seguridad se acercaron hasta las inmediaciones de las vallas, pero finalmente no tuvieron que intervenir.