Vídeo: Telemadrid | Foto: REDACCIÓN

El PIB español sufrirá en 2020 la segunda mayor mayor caída mundial según la OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé que la economía española caiga un 11,6% del PIB en 2020, para registrar un crecimiento del 5% del PIB en 2021 y del 4% en 2022, según la última actualización de su informe sobre el panorama económico, publicado este martes.

En la edición de diciembre de su informe bienal 'Perspectiva Económica', publicada este martes, el 'think tank' de los países desarrollados ha atribuido a España una caída del 11,6% de su PIB para este año, ligeramente por encima del descenso del 11,2% que espera el Gobierno.

En junio, la última vez que la OCDE ofreció pronósticos para España, el organismo consideraba que la economía se hundiría un 11,1% en caso de que solo hubiera habido una oleada de la pandemia y un 14,4% si se producían dos oleadas. Dado que finalmente sí han sucedido dos oleadas, la mejora del pronóstico es de casi tres puntos porcentuales.

Aun así, se trata de la segunda mayor recesión en 2020 entre los países de la OCDE, sólo superada por Argentina con una caída prevista del 12,9 % de su PIB.

En el apartado dedicado a España en dicho informe, el organismo internacional señala que “la interrupción continua de los viajes y el turismo” por las restricciones implantadas para hacer frente a la pandemia de Covid-19 “serán un lastre para la recuperación hasta que se disponga de una vacuna eficaz”, y añade que “la alta incertidumbre y las condiciones adversas del mercado laboral afectarán al consumo privado”.

Por el contrario, destaca que a medida que el crecimiento de la demanda externa se recupere gradualmente, las exportaciones contribuirán al crecimiento en 2021-22.

Así, la OCDE prevé que la recuperación sea “gradual e incompleta” y que “la fuerte recuperación en el tercer trimestre de 2020 será seguida por una contracción en el cuarto trimestre”.

Sobre el momento actual de la economía española, la OCDE subrayó que, pese al “fuerte repunte” en el tercer trimestre, el nivel de PIB era un 9,1% inferior al del cierre de 2019, y que el aumento de las infecciones desde finales del verano y la introducción de cuarentenas de viaje por otros países limitaron la recuperación en los sectores relacionados con el turismo.

En este sentido, recordó que el número de turistas en septiembre fue un 87,1% menor que un año antes y que las transacciones con tarjetas de crédito extranjeras disminuyeron un 65% en octubre y que, aunque los indicadores de actividad manufacturera continúan recuperándose, los de servicios registraron una caída más pronunciada. Por ello, la OCDE subrayó que “las diferencias en la especialización sectorial, y especialmente en el peso económico del turismo internacional, son un factor clave del impacto asimétrico del Covid-19 en la zona del euro, siendo los países del sur los más afectados y, entre ellos, España más afectada que Italia”.

A este respecto, el informe indica que el impacto adverso de las nuevas medidas de contención sobre la actividad, especialmente en el sector de la hostelería, “se moderará lentamente”, y que, en consecuencia, “la recuperación será gradual y el nivel del PIB se mantendrá por debajo de los niveles previos a la crisis para fines de 2022”.

La tasa de paro se situará en el 15,8% en 2020, en el 17,4% en 2021 y en el 16,9% en 2022

Además, apunta a que el aumento del consumo privado estará limitado por la recuperación incompleta del mercado laboral y el aumento del ahorro, y que la posición financiera “debilitada” de las empresas limitará el alcance de la recuperación, aunque, al mismo tiempo, considera que “la inversión empresarial se recuperará, respaldada por las bajas tasas de interés y la disminución de la incertidumbre”.

Respecto al plan de recuperación del Gobierno, la OCDE destaca que “tiene un fuerte enfoque en los objetivos de inversión digital y verde, que deben lograrse mediante ambiciosas reformas estructurales para impulsar la productividad, crear empleos y mejorar los resultados ambientales”.

En lo que respecta al mercado laboral, los nuevos pronósticos de la OCDE también son mejores que sus estimaciones de junio. Ahora, el organismo con sede en París prevé que la tasa de paro se situará en el 15,8% este año, que se elevará hasta el 17,4% en 2021 y que descenderá levemente hasta el 16,9% en 2022.

Además, aboga por que, en el corto plazo, las políticas públicas mantengan el apoyo a aquellos directamente afectados por las nuevas medidas de contención, al tiempo que se promueve la formación de quienes tienen trabajos de jornada reducida para mejorar sus perspectivas de encontrar un nuevo empleo en sectores y empresas en expansión.Así, el organismo considera que los servicios públicos de empleo “deberían fortalecer el apoyo individualizado, mediante la ayuda de herramientas de elaboración de perfiles, para facilitar la mejora de las competencias de los trabajadores y mejorar la adecuación al mercado laboral”.

Montero subraya que las previsiones de la OCDE no tienen en cuenta los fondos europeos

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha destacado este martes que la OCDE no ha tenido en cuenta en sus nuevas previsiones para España la inyección de 27.000 millones de euros procedente de los fondos europeos.

"En definitiva, todos los informes que conocemos están bastante en línea con las propias previsiones teniendo en cuenta que hay que incorporar los fondos europeos, que son 27.000 millones, que van a permitir dos puntos añadidos de subida del PIB", ha subrayado.

En todo caso, Montero ha hecho hincapié en que la incertidumbre "viene de la mano de la pandemia". "Si controlamos la pandemia, seremos capaces de que la recuperación económica sea efectiva", ha concluido

Mejores Momentos

Programas Completos