Madrid Central, de la "reversión" a la "reconversión"

Madrid Central, de la "reversión" a la "reconversión"

Madrid Central y los semáforos de la A-5 han centrado la reunión de la Junta del Gobierno del nuevo Ayuntamiento de Madrid. Sobre la primera, ya no se habla de revertir la medida, sino de reconvertirla. Sobre los semáforos de la A-5, no se pone fecha fija para su fin, aunque se espera su apagón "para los próximos días".

La moratoria de multas en Madrid Central que el cogobierno de PP y Ciudadanos establecerá desde el 1 de julio se acometerá aplicando el artículo 247 de la Ordenanza de Movilidad Sostenible, lo que supondrá volver al período de aviso, en el que quienes infrinjan la normativa serán alertados pero no sancionados. El Consistorio de José Luis Martínez-Almeida (PP) se acoge a este artículo que señala que "antes de la implantación definitiva o la modificación substancial de dispositivos automatizados que permitan la identificación de las matrículas de los vehículos o de detección de infracciones de tráfico" habrá un "período de aviso a sus titulares de los mismos durante un período mínimo de dos meses".

La portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, ha explicado en rueda de prensa que el sistema de sanciones no estaba funcionando con las "garantías necesarias" por lo que el Consistorio usará ese periodo de "al menos dos meses" para definir la "reconversión" de este área. Por el momento, el Gobierno municipal comenzará a reunirse con los diferentes colectivos afectados a partir del próximo martes.

"No hay sanciones, lo que hay es el envío de una notificación"

"No hay sanciones, lo que hay es el envío de una notificación", ha añadido la concejal del PP, que ha asegurado que se acometerá una auditoría de las sanciones interpuestas desde el mes de marzo, cuando comenzaron las multas, ante los problemas en el sistema que han obligado a anular algunas de las sanciones. Además, el Consistorio está pendiente de que se instalen las pantallas informativas sobre las plazas de aparcamientos libres en el centro de la ciudad, que podrían estar listas en septiembre si no hay nuevas demoras.

Semáforos de la A-5

Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid apagará los semáforos de la A-5 "en los próximos días", en cuanto esté garantizada la seguridad vial mientras que en Urbanismo se revisarán los pliegos de obras como las de Plaza España.

Inmaculada Sanz no ha adelantado una fecha concreta porque tras las reuniones técnicas tienen que acometer unas "pequeñas actuaciones", cuestiones de pintura, ha ejemplificado. "Cuando podamos garantizar que se hace con todas las garantías de seguridad vial se producirá el apagado", ha añadido Sanz, tras la decisión del nuevo Ejecutivo de revertir los semáforos que había instalado el Gobierno de Manuela Carmena en esta vía urbana, que transcurre junto a edificios de vivienda.

Operación Chamartín

El nuevo Ayuntamiento está revisando el expediente de la Operación Chamartín, ahora llamada Madrid Nuevo Norte, para asegurarse de que no hay incorrecciones y evitar así "cometer tropiezos del pasado".

"Con pies firmes, pero con pies de plomo", ha señalado el nuevo responsable de urbanismo, el delegado de Desarrollo Sostenible, Mariano Fuentes, de Ciudadanos.

El Gobierno de Manuela Carmena se había comprometido a aprobar de forma inicial esta operación en el Pleno municipal durante el anterior mandato, pero finalmente no lo sometió a votación tras recibir la misma semana de la celebración de las elecciones el informe ambiental autonómico, que pedía una serie de subsanaciones. El Gobierno de José Luis Martínez-Almeida (PP) y de su vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs) ha fijado entre sus prioridades aprobar el proyecto, que implica edificar 10.500 viviendas en el norte de la capital y un gran centro de negocios y lleva pendiente 25 años.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Madrid Central