Leganés recuerda con cariño a Manuel, el castañero

Leganés recuerda con cariño a Manuel, el castañero

Leganés no olvida a Manuel, el castañero. Durante 50 años no se movió de su puesto hiciera frío, nevara, lloviera. Tras su fallecimiento sus vecinos quieren que se recuerde la figura de quién dio olor y sabor a las frías tardes del municipio.

Las castañas son una tradición para muchos ahora que llega el invierno, pero para Manuel, eran una pasión.

Durante 45 años, Manuel Mota, más conocido como 'El castañero de Leganés', alegró la vida de los vecinos con sus cucuruchos de castañas asadas. Piden que se le haga un homenaje mediante la colocación de una placa conmemorativa, aquí, en el mismo lugar que ocupó cada invierno.

“Nos acordamos de él, y es que era un símbolo, este hombre, aquí en esta calle” asegura Vicente Mohillo, amigo de Manuel.

“Todos me dicen eso, que era muy buena persona y tengo que estar muy orgulloso de él” reconoce Alberto Arranz Mota, su nieto.

El olor de las castañas de Manuel ha acompañado a varias generaciones durante casi medio siglo.

“Pues se traía unos periódicos, y sus cucuruchos… Los hacía…” asegura Mª Dolores Mota, su hija.

“Manuel se ponía ahí el hombre, en todas las temporadas del invierno, a vender castañas” nos cuenta Dolores Cibreiro, joyera.

Lloviera, tronara, o se acabara el mundo, jamás faltó a un día de trabajo. Vecinos y amigos no quieren dejar pasar la oportunidad para recordarle.

Esperemos que dentro de poco podamos tener la placa en la ciudad” afirma Carlos Delgado, Concejal de Unión por Leganés.

“Estaría orgulloso de ver, ahora mismo, Leganés… Toda la gente, cómo se ha pronunciado… Bueno, súper contento estaría, la verdad” asegura Mª Dolores Mota.

La placa adornará pronto esta calle de Leganés, que fue el segundo hogar de Manuel.