Javier Zamarrón y la "sacra urna" del Congreso

Javier Zamarrón y la "sacra urna" del Congreso

La tediosa sesión constitutiva de las Cortes para la XIII legislatura ha tenido este martes como protagonista accidental al presidente de la Mesa de Edad del Congreso, el socialista Agustín Javier Zamarrón, quien con su parecido con Ramón María del Valle-Inclán y sus comentarios ha llamado la atención de muchos.

Este médico jubilado de 73 años, diputado por Burgos, con su larga barba blanca y sus expresiones propias de un literato decimonónico, no ha dudado en echar mano de su experiencia médica para comparar el "atasco" que se ha producido a la hora de las votaciones en urna con un "trombo de difícil solvencia" y se ha referido el lugar para depositar las papeletas como la "sacra urna".

Ya con su discurso inicial, Zamarrón ha sentado cátedra al afirmar que "el pueblo español nos pone aquí para que lo representemos en su predicado categorial de ciudadanos" con una dicción cuidada y solemne, con la que ha proclamado el inicio del largo proceso de lectura de los nombres de los 350 diputados.

El tono animado y rápido de la secretaria de edad, Marta Rosique, ha supuesto un cambio de ritmo, aunque su acelerada lectura del listado de nombres durante la votación no ha conseguido hacer circular con la misma celeridad a los diputados que han ido acumulándose en el "foso" del hemiciclo.

Zamarrón ha interrumpido la lectura hasta en seis ocasiones para intentar que se despejase el espacio porque se había montado "una cola más grande que la del pan con la carestía", ha asegurado. Después ha insistido en que los diputados circulasen para mejorar el "flujo humano" ante el peligro de "trombo" en el "foso" de la Cámara baja, una metáfora médica en la que ha insistido en varias ocasiones porque "propendemos a la trombosis otra vez", ha advertido en una de ellas.

Para finalizar la votación, al ver que seguía el colapso de diputados fuera de sus escaños ha reclamado: "Dejen expedito el pasillo izquierdo, porque tenemos que ir con la sacra urna a ver a Pablo Echenique", antes de dirigirse al escaño del diputado de Podemos con problemas de movilidad.

Mazón y Revilla, jaleados con pancartas

No han sido las únicas anécdotas de la jornada. Algunos han sido recibidos hasta con pancartas. Ha sido el caso del primer diputado regionalista cántabro, José María Mazón, del partido de Miguel Ángel Revilla que tampoco ha querido faltar a la cita desde la tribuna de invitados.

Recibido con honores también el primer diputado de origen senegalés.

Algunos han escogido su estilismo a conciencia. Desde camisetas con los llamados "gaysper": el fantasma LGTBI que VOX utilizó en campaña y del que se ha apropiado el colectivo; hasta camisetas a favor de la independencia.

Ha sido un día de saludos efusivos y también de muchas votaciones, tantas que algunos diputados han aprovechado para ir a desayunar.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Congreso de los Diputados