La viuda de Gregorio Ordóñez dice que  el discurso de "ETA no puede tener cabida"

La viuda de Gregorio Ordóñez dice que  el discurso de "ETA no puede tener cabida"

Homenaje en San Sebastián a Gregorio Ordóñez, el dirigente popular asesinado hace 25 años por ETA de un disparo en la cabeza mientras comía en un bar de la ciudad. Una exposición recordará su legado. La cúpula del PP ha asistido al homenaje, entre ellos Pablo Casado, el ex presidente Aznar y el Lehendakari.

Ana Iribar, viuda del edil donostiarra del PP Gregorio Ordóñez, asesinado hace 25 años por ETA, ha asegurado que algo se ha tenido que "hacer mal" o se ha dejado de "hacer bien" para que en el tiempo transcurrido desde este crimen el discurso de su marido, "hoy en día, siga siendo efectivo y válido". Ana Iribar ha hecho esta reflexión durante la presentación de la exposición "Gregorio Ordóñez. La vida posible", inaugurada este jueves en San Sebastián con motivo del 25 aniversario del asesinato de su esposo por ETA.

Fotografías, objetos personales y distinto material audiovisual conforman la muestra que conmemora en el Palacio de Miramar la vida social y política del que fuera teniente alcalde de San Sebastián y uno de los dirigentes más destacados del PP en el País Vasco.

Durante su comparecencia ante la prensa, la viuda de Ordóñez ha destacado la "importancia" de la "memoria" y se ha preguntado qué hemos hecho "mal" para que el testimonio de Gregorio "vuelva a ser efectivo hoy en día", al tiempo que ha recordado las "tareas" que la sociedad tiene "pendientes" respecto a las víctimas del terrorismo, entre las que ha destacado el hecho de que 300 de ellas aún no hayan visto "resuelto su caso" y no sepan aún "quién ha asesinado" a su familiar.

Ha recordado cómo su marido siempre sostenía que "HB y ETA sobraban del País Vasco", que "eran lo mismo" y que había que "arrinconarlos política y socialmente". "Pedía a sus conciudadanos que hablasen y se concentrase tras cada atentado y les explicaba "que no era tarea de uno sino de muchos lo que iba a cambiar las cosas", ha agregado.

En este contexto, Iribar ha sostenido que EH Bildu no es una formación política "cualquiera" y ha dicho que resulta "evidente" que su líder, Arnaldo Otegi, tampoco "es un político cualquiera" porque "todos sabemos que tiene un pasado terrorista y que ha participado en tres atentados". Por este motivo, ha considerado que "no es digno de una democracia" admitir "en sus filas" y sentar "en su Congreso, en sus ayuntamientos y en sus parlamentos autonómicos a personas que están vinculadas directamente con atentados terroristas". "Me parece que el discurso político de ETA, al que se enfrentó Gregorio Ordóñez con mucha valentía cuando la banda asesinaba casi semanalmente, no puede tener cabida en una sociedad y en una democracia que se precien", ha recalcado.

Quienes no condenan su asesinato "no pueden ser interlocutores políticos, ni pueden poner gobiernos", dice Pablo Casado

Por su parte, el presiente del PP, Pablo Casado, ha afirmado este jueves en San Sebastián que "aquellos que no condenan" el asesinato de Gregorio Ordóñez, "no pueden ser interlocutores políticos, ni pueden poner gobiernos, ni hacer presupuestos en comunidades cercanas como Navarra".

"A Goyo lo mataron por ser del PP, pero también mataron a concejales del PSOE, de UPN y a cualquier trabajador o persona que les molestara en un proyecto totalitario", ha dicho Casado, quien ha hecho un llamamiento a "estar unidos para recuperar la dignidad de las víctimas a través, no solo de la memoria, sino también de la justicia"·.

Iribar, no obstante se ha mostrado ilusionada con la exposición que, según ha comentado, traerá de nuevo a Gregorio a San Sebastián 25 años después de su muerte para que "las nuevas generaciones sepan quién fue y en qué condiciones desarrolló su trabajo" en la capital guipuzcoana.

La viuda de Ordóñez ha desvelado además que, cuando concluya su estancia en Donostia el próximo 30 de abril, la muestra será trasladada al Parlamento Europeo en Bruselas, donde podrá contemplarse la última semana de septiembre, mientras que en Madrid permanecerá entre octubre y noviembre, tras lo que es posible que se muestre en el Centro Memorial de las Víctimas en el País Vasco, así como en otras sedes incluso del extranjero.