El Gobierno asegura que la suspensión del Mobile "no obedece a razones de salud pública"

El Gobierno asegura que la suspensión del Mobile "no obedece a razones de salud pública"

Una vez cancelada la mayor feria de móviles del mundo, el Mobile World Congress, llega el momento de las explicaciones. El Gobierno asegura que la suspensión "no obedece a razones de salud pública" mientras los organizadores insisten en que sí y alegan que la epidemia de coronavirus en China es una situación de fuerza mayor. Deja un agujero de 500 millones en Barcelona.

El coronavirus chino 'cancela' el Mobile World Congress

La organización alega que ha tomado esta decisión también para reducir las indemnizaciones. La amenaza global del coronavirus lo hace literalmente imposible, dicen.

España pierde 500 millones y 14.000 empleos por la cancelación del Mobile World Congress

"Otras razones"

La alcaldesa, Ada Colau, asegura que se suspende para proteger a los visitantes del coronavirus. El Gobierno, no obstante, habla de otros motivos que no son de salud pública y señala a las empresas.

Al respecto, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha descartado que la suspensión del Mobile World Congress de Barcelona se deba a alguna alerta sanitaria por coronavirus en España y ha aludido a "otras razones" que habrían propiciado su cancelación, pero que no ha especificado."No es por ninguna alerta sanitaria en nuestro país, que estamos en una situación de respuesta muy buena", ha dicho.

España no, Amsterdam sí

Pero los organizadores han dado otra versión. Tras la baja masiva de empresas importantes han señalado directamente al coronavirus ajenos a cualquier especulación.

Sin embargo, empresas como Sony o Intel, que han dicho no al Mobile, asisten estos días a una feria similar en Amsterdam. Pero el Mobile -aseguran todos- volverá en su mejor versión para 2021.

Mientras, el desmontaje de la feria comenzaba esta misma mañana de jueves. Algunas compañías han ordenado a los operarios fotografiar los stands para luego poder reclamar indemnizaciones. La mayoría están desmontando aunque otras empresas todavía no han dado la orden de hacerlo.