Discrepar de Madrid Central no significa "ser negacionista", asegura Almeida

Discrepar de Madrid Central no significa "ser negacionista", asegura Almeida

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, subrayó este martes en la Cumbre Mundial del Clima (COP 25), que su equipo de Gobierno está logrando que las restricciones de acceso a Madrid Central se estén cumpliendo pese a "discrepar" de la medida, algo que, a su juicio, no significa "ser negacionista" del problema de la contaminación.

“Yo llevaba en mi programa que Madrid Central no era una solución, pero discrepar de una medida no es negacionismo”, declaró a los periodistas el primer edil madrileño tras participar en una de las muchas mesas redondas que se celebran en la Conferencia de las Partes de Naciones Unidas contra el Cambio Climático.

“Soy un Gobierno responsable que aplica la normativa”,aseguró, al tiempo que afeó la actitud crítica de Carmena que habló ayer de "vergüenza" cuando escuchó a Almeida sacar pecho de ser él quien ha aplicado Madrid Central. Martínez-Almeida ha insistido en que su Gobierno "asume las normas" pese a no estar de acuerdo con ellas, frente al Ejecutivo "hipócrita y falso" de Manuela Carmena, que permitía "barra libre" de entrada de los vehículos sin etiqueta ambiental por "intereses electoralistas".

"Vergüenza es que solo el 29 de mayo se pusieron más multas que en todo mes del mayo"

"Vergüenza es que solo el 29 de mayo se pusieron más multas que en todo mes del mayo", ha dicho el alcalde, que ha matizado que en el mes de mayo solo hubo 23.000 multas mientras en julio, con el PP y Ciudadanos ya en el gobierno, se impusieron 80.000 sanciones. Los coches más contaminantes podían entrar "treinta días y solo les ponían una multa", ha recalcado.

Preguntado por su cambio de postura con respecto a Madrid Central, Martínez-Almeida ha respondido que, pese a estar cumpliendo con la normativa, el área de bajas emisiones del centro de la capital no es, a su juicio, "la solución" a los problemas de sostenibilidad ambiental. "Para mi no es lo mas adecuado para la lucha contra el cambio climático", ha declarado. Por ello, ha continuado, PP y Ciudadanos, "reconvertirán" el área de bajas emisiones del distrito de Centro con Madrid 360, ya que afectará a los 21 distritos de la ciudad.

Notre-Dame vs. Amazonas

Además, en el marco de la Cumbre del Clima (COP25), un representante del Movimiento Indio de América Mario Agreda reprochó hoy al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que, en unas declaraciones, asegurara que prefería salvar la catedral parisina de Notre Dame antes que la Amazonía. "El Amazonas es más importante que una iglesia. Te lo digo de corazón", aseguró Agreda, antes de indicarle que "los niños y los jóvenes" tienen que respirar en el futuro.

Martínez Almeida con Mario Agreda

El líder indígena comentó a Martínez-Almeida que no debía tomarse estas alusiones como "algo malo. El proyecto de Iberoamérica te hace una crítica constructiva", precisó. Finalmente, ambos intercambiaron varios comentarios y se dieron un abrazo antes de despedirse.

En la segunda jornada de la Cumbre del Clima, un grupo de alcaldes de España y América Latina han debatido sobre los retos a los que se enfrentan y han coincidido en que las ciudades juegan un "rol medular" en la mitigación de los impactos del cambio climático, por lo que no se puede hacer de la lucha por la sostenibilidad una confrontación de ideologías, sino que debe ser "un pacto político para que las ciudades sean el escenario de una transición justa".

En el diálogo se han presentado las propuestas de sostenibilidad de las ciudades de Medellín (Colombia), Montevideo, Madrid y Sevilla, que "están enfrentando los retos del cambio climático con responsabilidad, creatividad y disciplina", ha explicado el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno.

Las ciudades son responsables de un 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero que se traspasan a la atmósfera y, según datos de Naciones Unidas, más del 80 % de la población en América Latina se concentra en las ciudades, mientras que el porcentaje es solo ligeramente inferior en España.