Confinada la localidad conservera de Santoña en Santander con controles y el cierre de la hostelería

Confinada la localidad conservera de Santoña en Santander con controles y el cierre de la hostelería

Entran en vigor las restricciones en Valladolid y Salamanca que retrocede a la Fase 1 y la localidad conservera de Santoña, en Cantabria, famosa por sus anchoas, está desde este jueves confinada con controles de salida y entrada. Y es que los casos aquí se han disparado: 526 por 100.000 habitantes y 64 activos en la actualidad.

El aumento de contagios está obligando al confinamiento, incluso voluntario en algunas ocasiones, de algunos municipios españoles, desde ciudades importantes como Valladolid y Salamanca, a otras más pequeñas como Cantalejo y Cascarral del Río, en Segovia; Benigámin en Valencia; o Villanueva de la Concepción en Málaga.

Controles en Santoña

Ahora se suma también Santoña, donde 64 casos activos de coronavirus han llevado a esta localidad a decretar el confinamiento y la suspensión de toda actividad hostelera, cultural y deportiva.

La localidad cántabra de Santoña ha sido la última en sumarse a la lista de municipios con cierres de movilidad y de hostelería y durante 14 días volverá a "una fase 2 estricta" ante el aumento de los contagios.

Se han suspendido también las visitas a las residencias de mayores y las salidas de los residentes, y se restringen a diez las personas que podrán asistir a velatorios y bodas. Desde Sanidad se ha hecho hincapié en recomendar "de forma encarecida" a toda la población de Santoña que limiten las salidas de su domicilio lo máximo posible y que solamente salgan para realizar cuestiones fundamentales.

Entretanto, la Junta de Castilla y León sigue a la espera de que sendos juzgados de Salamanca y Valladolid ratifiquen las nuevas restricciones sociales y económicas para contener los contagios que deberían entrar en vigor la próxima medianoche en las citadas ciudades.

Cataluña reduce el riesgo

Cataluña, tras dos meses de aplicación de restricciones en Lleida y de un mes y medio en el área de Barcelona (donde se han prorrogado las medidas de contención y extendido los cribados masivos de PCR) ha conseguido reducir la velocidad de reproducción del virus y el riesgo de rebrote y está a punto de lograr que el índice de contagios baje de uno.

Sin embargo, en Tarragona se ha detectado un brote en el Hospital Universitario Sant Joan de Reus (Tarragona) de 26 casos, 14 de ellos en el sociosanitario y los 12 restantes entre pacientes ingresados, aunque la mayoría son asintomáticos.

También se ha informado de un brote en una residencia de ancianos de Hermanitas de los Pobres, en Murcia, con 35 casos positivos, de los que 27 son residentes.