Cientos de tractores toman las calles en Tarragona, Mérida, Murcia y Guadalajara

Cientos de tractores toman las calles en Tarragona, Mérida, Murcia y Guadalajara

Los agricultores vuelven a tomar las calles mientras en Bruselas se negocia el presupuesto para la política agraria común.

Cientos de tractores han paralizado carreteras y calles con la misma reivindicación en todo el país: unos precios justos. Exigen mejoras para este sector, que se siente maltratado por los bajos precios que cobran en origen y que no se corresponden con los que el consumidor paga por esos productos.

Las protestas se han sucedido en Tarragona, Murcia y Guadalajara. En Molina de Aragón unos 200 tractores han colapsado la carretera nacional.

Cientos de agricultores, en unos casos a pie y en otros subidos a sus tractores, se han movilizado este viernes en la comarca de Molina de Aragón (Guadalajara), una de las más despobladas de Europa, para hacer oír su voz en defensa de unos precios justos y acabar con las trabas a un campo que "explota" porque no puede más.

Miles de agricultores colapsan Murcia en un grito para salvar el campo

Miles de agricultores y centenares de tractores también han colapsado el centro de Murcia para lanzar “el último grito a la desesperada” y reivindicar unos precios más justos y mejores condiciones que eviten la desaparición del sector y acaben con los “abusos de la distribución” y la competencia desleal.

Provenientes de toda la región, los agricultores se han concentrado a las puestas del Palacio de San Esteban, sede de la presidencia del Gobierno autonómico. La asistencia de personas y, sobre todo, de tractores, ha desbordado todas las expectativas.

Varios cientos de agricultores se manifiestan en Mérida para exigir medidas concretas

Varios cientos de agricultores avanzaban este viernes por las calles de Mérida en una manifestación con destino la Presidencia de la Junta de Extremadura, donde entregaban un manifiesto al presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, pidiendo "medidas concretas" para paliar la situación que atraviesa el sector agrario en la región.

Los manifestantes han cantado el Himno de Extremadura, y han coreado cánticos como 'El campo unido jamás será vencido' o 'Esta lucha la vamos a ganar'.

Continúan las negociaciones en Bruselas

Mientras los agricultores sacan las protestas del campo a las ciudades, en Bruselas los jefes de estado y de gobierno continúan negociando el presupuesto. Las posturas continúan muy alejadas. España insiste en que los fondos para nuestro país son insuficientes.

El agujero que deja la salida del Reino Unido, de 75.000 millones de euros tiene que taparse con más aportación de los 27 o dejar de contar con ese dinero.

Y a menos dinero, más objetivos, a las políticas tradicionales como la agricultura y los fondos de cohesión, hay que sumarle la lucha contra el cambio climático, la digitalización o la gestión de la seguridad y la inmigración.

Y para eso Holanda o Alemania prefieren recortar en las tradicionales pero con un campo en contra, España, junto a Francia, abanderan la defensa de la política agrícola, con un 14% de potencial recorte.

La buena noticia es que el gobierno francés anuncia un preacuerdo para reducir esta partida en solo un 2%. La mala es que hasta que todo el presupuesto no esté cerrado, no dan la batalla por ganada, pero un hilo de esperanza llega al campo español.