Casado defiende los relevos porque el PP debe tener la "puerta ancha"

Casado defiende los relevos porque el PP debe tener la "puerta ancha"

El presidente del PP, Pablo Casado, habla por primera vez tras el cese de Cayetana Álvarez de Toledo tras su cese como portavoz de los populares en el Congreso de los Diputados. Lo ha hecho ante los miembros de la ejecutiva nacional y los barones. Casado ha reivindicar los relevos realizados, recibidos con aplausos, porque el PP debe de tener "la puerta ancha" y ser la "casa común" del centro derecha.

El líder del PP aprovechó también para mostrar su agradecimiento a la anterior portavoz por el trabajo realizado, pese a los reproches de ésta tras su salida, y ha asegurado que puede contar con el partido y con él para lo que "quiera". "Gracias por todo, Cayetana, esta será siempre tu casa y puedes contar conmigo para lo que quieras", ha subrayado.

Eso sí, Casado ha puesto en valor los nombramientos de Cuca Gamarra como nueva portavoz parlamentaria, de Ana Pastor como vicesecretaria de Política Social y de José Luis Martínez-Almeida como portavoz nacional del partido. "Todos ellos son una referencia de cercanía, humildad, credibilidad, coherencia y solvencia", ha dicho antes de que los miembros de la Junta Directiva arrancaran en aplausos.

El presidente de los 'populares' sólo ha mencionado directamente a Alvarez de Toledo en esa ocasión, pero han sido varias las referencias veladas a planteamientos defendidos por la ya exportavoz, como la necesidad de un gobierno de concentración formado por el PSOE y el PP.

Casado ha dejado claro que el PP no es "un mero recambio de Podemos", actual socio del PSOE en el Gobierno de coalición, pues su partido no es "una muleta sustitutoria". "Nadie aspira aquí a ser ministro de Pedro Sánchez, sino a gobernar para todos los españoles", ha remarcado.

También ha instado a sus compañeros a "evitar las trampas" con las que, en su opinión, les quieren "distraer" otros partidos en esta legislatura, esto es, "evitar la trampa de la crispación" porque "actuar con agresividad" no es "propio del PP", pero tampoco ponerse "de perfil" ante los problemas.

No se trata, ha dicho, de "elegir entre convicciones y votos", puesto que considera que "sin convicciones no se puede ganar" elecciones y además ".

En el plano de gestión, el líder popular ha reprochado que la sucesión de imprevisiones del Ejecutivo ante el Covid-19 ha ahondado en esa crisis institucional.

Concretamente, ha afeado a Sánchez su "imprudencia" por "cantar victoria antes de tiempo" ante el Covid tras la primera oleada de la pandemia, lo que llevó a "bajar la guardia", sobre todo a los más jóvenes, cuando el virus aún no está derrotado y actualmente aumentan los rebrotes.