Madrid rebaja impuestos para impulsar la recuperación de los negocios

Madrid rebaja impuestos para impulsar la recuperación de los negocios

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid dio luz verde definitiva este viernes a la rebaja extraordinaria de impuestos propuesta en el mes de marzo por la Junta de Gobierno, que supera un beneficio fiscal estimado de 66,6 millones de euros en el comercio, el ocio, la hostelería, el espectáculo y la cultura de la ciudad.

Madrid se convierte así en la primera administración en España que aprueba una rebaja fiscal “con el objetivo de mitigar los efectos económicos negativos que se están produciendo en determinados sectores de la economía de la ciudad especialmente perjudicados por la pandemia”.

El texto definitivo salió adelante sin ningún voto en contra, y tras la aprobación, entre otras, de seis enmiendas transaccionales aprobadas por unanimidad por todos los grupos municipales.

Más Madrid y PSOE se han abstenido en la votación del pleno de Cibeles de las ordenanzas fiscales marcadas por la pandemia Covid-19 por discrepar que se incluyan bonificaciones para casas de apuestas y los espectáculos taurinos.

Para poder obtener las bonificaciones, los beneficiarios tienen que solicitar expresamente la declaración de especial interés o utilidad municipal en el plazo de 30 días naturales desde el día siguiente al de la publicación en el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid.

Rebaja del 25% de la cuota integra del IBI

Se calcula que la rebaja del 25% de la cuota íntegra del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para 2020 a los inmuebles destinados a ocio, hostelería, comercio y espectáculos puede beneficiar a más de 109.200 comercios y establecimientos, con un impacto estimado de 55,6 millones.

El Pleno aprobó una enmienda que añade la bonificación del IBI al uso cultural, museos y bibliotecas, que se suma a los cines, teatros y las salas de música y baile que fueron añadidas en el proceso de alegaciones.

En dicho proceso se estimó una alegación para introducir un requisito específico que condiciona el derecho a la bonificación, en los casos de inmuebles arrendados, a que se reduzca la renta de los arrendatarios, se practique una moratoria o se adopte cualquier medida análoga.

Bonificación del 25% de la cuota del IAE

En cuanto al Impuesto de Actividades Económicas (IAE) de 2020, la bonificación del 25% de la cuota íntegra se calcula que puede beneficiar a alrededor de 16.200 empresas, con un impacto estimado de 11 millones de euros.

En las enmiendas votadas hoy, fruto de la negociación de todos los grupos políticos, se ha añadido la actividad de investigación en ciencias médicas, que se suma a otros epígrafes como el ocio y la hostelería, las agencias de viajes, comercios, las grandes superficies, los museos y las bibliotecas, los músicos, las relacionadas con el cine, el teatro, el circo y los toros, algunas actividades deportivas, así como peluquerías e institutos de belleza, parques de recreo y de atracciones, congresos y otros espectáculos.

La Junta de Gobierno valoró una alegación para eliminar el requisito del mantenimiento del empleo en el año natural, que se implantó en el inicio de la pandemia, pensando que los efectos económicos iban a ser menores de los que estamos viviendo. De esta manera, no se ha querido privar de la bonificación a aquellas empresas que por las circunstancias económicas no hayan podido mantener todo el empleo, para apoyar su supervivencia.

Sin embargo, el Pleno dio luz verde a una enmienda transaccional que introduce una bonificación adicional del IAE del 25% para el ejercicio 2021 a las empresas que salvaguarden el empleo. De esta manera no se penaliza a aquellas empresas que no hayan podido mantenerlo, eliminando dicho requisito para 2020, sino que además se premia a aquellas que sí lo mantengan ampliando la bonificación a 2021.

Por otra parte, también vía enmienda, el Pleno ha aprobado incrementar la bonificación del IAE hasta el 50% a aquellas empresas de menos de diez trabajadores.

Además, también ha dado luz verde a dos enmiendas transaccionales que incluyen el requisito de que, tanto en el IBI como en el IAE, el sujeto pasivo o la empresa que solicita la bonificación no puede tener su sede fiscal en alguno de los países considerados paraísos fiscales por la normativa vigente.