La Audiencia de Granada confirma la condena a cinco años de cárcel a Juana Rivas

Juana Rivas, condenada a cinco años  de prisión y a seis sin sus hijos
El Juzgado de lo Penal 1 de Granada ha condenado a Juana Rivas a un total de cinco años de prisión como autora de dos delitos de sustracción de menores después de que el pasado verano permaneciera un mes en paradero desconocido con sus dos hijos incumpliendo las resoluciones judiciales que le obligaban a entregarlos al padre, el italiano Francesco Arcuri, al que acusa de malos tratos.

La Audiencia de Granada ha confirmado la condena a cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores impuesta a Juana Rivas por el Juzgado de lo Penal 1 por permanecer en paradero desconocido en el verano de 2017 junto a sus dos hijos para no entregárselos al padre, incumpliendo las resoluciones judiciales que le obligaban a entregárselos.

La Sección Primera, según recoge la sentencia a la que ha tenido acceso EFE este jueves, ha estimado de forma parcial el recurso de apelación presentado por Rivas contra el referido fallo y ha rebajado la indemnización por daño moral a su expareja Francesco Arcuri de 30.000 a 12.000 euros, aunque mantiene "íntegros" los demás pronunciamientos.

La Sección Primera de la Audiencia rechaza su argumento de que existe una causa justificada para que no entregara a los niños, en tanto que "por más que ella presente -a su expareja- como un maltratador no ha sido condenado por ello" y además no existía "peligro" para los menores si regresaban con el padre a Italia, donde tienen fijada su residencia. Rivas interpuso una denuncia en 2016 que no se remitió a Italia hasta un año más tarde, donde se tramita, y que el juez da por archivada.

Además de a los cinco años de cárcel, Juana Rivas fue condenada a seis años de inhabilitación para la patria potestad de sus dos hijos y el fallo ahora confirmado por la Audiencia la obligaba también a pagar las costas procesales, incluidas las de la acusación, y a indemnizar a Arcuri, condenado en 2009 por maltrato y al que ella volvió a denunciar en 2016. EFE